Compartir
bbbvbbb

 

 

   
 
Destacan perspectivas actuales y futuras de la genética forense

Se realizó en la UNNE la Jornada de Genética Forense, en la que el reconocido forense Gustavo Penacino resaltó la relevancia actual de la disciplina así como las perspectivas futras de los estudios genéticos forenses.
La Jornada de Genética Forense se llevó a cabo bajo la organización del Instituto de Medicina Regional, con masiva presencia de estudiantes universitarios, docentes e investigadores  y profesionales de distintas disciplinas vinculadas al empleo de técnicas empleadas en genética para la identificación de los individuos en base al análisis del ADN.
La apertura de la Jornada contó con la presencia del director del Instituto de Medicina Regional, doctor Luis Merino; el doctor Horacio Lucero, jefe de laboratorio de Biología Molecular del Instituto de Medicina Regional;  el doctor Fernando Galassi, director del Curso de Introducción a la genética Forense; como disertante invitado el doctor Gustavo Penacino.
Penacino es Bioquímico, Doctor de la Universidad de Buenos Aires en el área de Genética y Biología Molecular y Presidente de la Sociedad Latinoamericana de Genética Forense. Además es director de la Unidad de Análisis de ADN del Colegio Oficial de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Capital Federal.
Durante la jornada se analizaron temáticas como fundamentos de los estudios de ADN, cadena de custodia, interpretación del informe pericial, base de datos, métodos para casos urgentes, entre otros temas.
El doctor Penacino explicó que la genética forense adquiere cada vez mayor relevancia para distintas disciplinas y con fines cada vez más diversos.
 “Se habla mucho en noticieros y series de ficción sobre el ADN para resolver casos, pero nunca se explica el cómo. Cada vez son más avanzadas las técnicas con las que se cuenta para estudiar el ADN” explicó el disertante invitado.
Detalló que el ADN está conformado por nucleóticos, y el orden en que están ubicados determinan aspectos biológicos y físicos. Existen alrededor de 3.000.000 de sitios variables en el genoma humano.

 

Dentro del ADN existen los genes que codifican proteínas y determinan características del individuo, mientras que más del 90% de los genes se califican de “No Codificante” o ADN basura  que son secuencias del genoma que hasta hace poco tiempo se consideraba que no tenían utilidad alguna.
Sin embargo, explicó Penacino, estos ADN basura adquirieron notable relevancia en los últimos tiempos y es lo que estudia la genética forense.
 “El ADN basura no califica para una proteína pero influyen en la codificación que hacen los genes. Es ahí donde la genética forense sienta su trabajo”.
El especialista explicó que si bien la genética forense tiene suma importancia en a actualidad, aún se enfoca su trabajo en ayudar en investigaciones judiciales y policiales, y en el uso del ADN con fines de caracterización de lazos familiares.
Pero los usos son más amplios y las perspectivas aún mayores. “Dentro de no mucho, con el estudio de una gota de sangre se podrá conocer el rostro de una persona” comentó.
Pero las aplicaciones de la genética forense chocan con fuerzas con cuestiones técnicas. “Una persona que pide un estudio de ADN autoriza el estudio sólo de una parte de su ADN, cuando con ese mismo estudio podríamos decirle muchos más cosas sobre su genética”.
Lo mismo ocurre en las causas judiciales, en las que en general el estudio forense responde a las demandas específicas de las autoridades competentes.
Esto significa, precisó, que la genética forense está en condiciones de no mirar sólo la región no codificante, ADN basura, sino pasar a mirar también los genes codificantes, lo cual puede es como invadir la privacidad de la persona pero que puede ser de gran relevancia para muchas disciplinas.