Compartir
bbbvbbb

 

 

   
 
Trabajan en la  detección simultánea de microorganismos de transmisión sexual

Un proyecto de investigación en la UNNE trabaja en el diseño de técnicas para la detección conjunta y simultánea de bacterias de alta frecuencia en la producción de infecciones de transmisión sexual. Se busca superar limitaciones de los procedimientos comerciales de diagnóstico.

“Diseño real time PCR para detección simultánea de microorganismos de transmisión sexual de difícil aislamiento” se denomina el proyecto que se lleva a cabo en el Laboratorio de Aplicaciones Moleculares de la Facultad de Medicina de la UNNE.

El objetivo es diseñar y validar técnicas de detección que permitan superar dificultades existentes para el diagnóstico de diversas patologías de transmisión sexual, en especial aquellas de mayor impacto a nivel regional y nacional.

Específicamente se trabajará en una metodología para la detección conjunta y simultánea de cuatro bacterias de alta frecuencia en la producción de infecciones de transmisión sexual: Chlamydia trachomatis (CT), Mycoplasma hominis (Mho), Mycoplasma genitalium (Mge) y Ureaplasma urealyticum (Uur).

Los doctores Gerardo Deluca y Viviana Lifschitz, responsables del proyecto, comentaron que las infecciones de transmisión sexual siguen siendo un problema de compleja resolución, en especial en el nordeste argentino, región del país donde se registran las mayores tasas de incidencia anual de estas patologías.

Explicaron que actualmente no existen técnicas disponibles de detección para estas bacterias que reúnan los requisitos de ser simples, sensibles, específicas y de costo económico adecuado para ser implementadas en forma rutinaria en el sistema público de sanidad.

Tampoco existen técnicas comerciales que permitan en forma simultánea y en un mismo estudio de tamizaje detectar las cuatro bacterias, lo cual evitaría múltiples tomas a los pacientes, generaría un diagnóstico rápido y evitaría el abandono de la cadena diagnóstica por parte de los mismos.

“A estas limitaciones de las técnicas convencionales o comerciales, se le suma las dificultades comunes para el suministro en tiempo y forma de los kits debido a cuestiones burocráticas, comerciales o aduaneras, situaciones todas que tienen un directo impacto en un inadecuado diagnóstico” señaló el doctor Deluca.

En esa línea, desde el Laboratorio de Laboratorio de Aplicaciones Moleculares  de la UNNE consideran  que una de las principales herramientas para disminuir el impacto de estas patologías es el adecuado diagnóstico de laboratorio.

Pero el óptimo diagnóstico depende de la existencia de técnicas de detección que sean confiables, sensibles, específicas, y para ser utilizadas en el ámbito de la salud pública es indispensable que tengan una adecuada relación costo/beneficio.

“Consideramos que el Laboratorio cuenta con recursos humanos y conocimientos disciplinares para el desarrollo local de técnicas avanzadas de detección” remarcó Deluca, y recordó que desde el año 2011 vienen trabajando en la temática de epidemiología molecular de infecciones de transmisión sexual.

Explicó que se pretende por un lado el desarrollo local de las técnicas de detección,  y por otra parte adoptar el desarrollo al uso frecuente en la región, pues los microorganismos mencionados tienen un alto impacto en la salud sexual de hombres y mujeres del norte argentino.

En una primera instancia se buscará el desarrollo de primers o cebadores que son los que posibilitan la Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR) y la identificación de los agentes responsables de las patologías.

 Posteriormente, se prevé el desarrollo de los kits o formatos para la comercialización o distribución de la técnica en centros de salud, laboratorios y ámbitos profesionales.

LAS LIMITACIONES

Los doctores Deluca y Lifschitz  se explayaron sobre las limitaciones  de las técnicas actuales más difundidas que se buscan superar mediante un desarrollo local.

Ejemplificaron que Chlamydia trachomatis (CT) existen varias metodologías de testeo que se utilizan en forma rutinaria. Sin embargo, entre los profesionales de la salud (médicos y bioquímicos) no termina de quedar clara la utilidad y alcance de las mismas y en consecuencia no siempre los resultados obtenidos son interpretados de manera adecuada y correcta.

Además, para esta bacteria se disponen de ensayos que detectan anticuerpos y ensayos que detectan antígenos, y en algunas prácticas se requiere de personal entrenado o varias rutinas de detección. Las técnicas de PCR son las más óptimas en la actualidad pero son costosas y dependientes de equipos.

Para Mycoplasma hominis (Mho) y Ureaplasma urealyticum (Uur) las metodologías diagnósticas están restringidas a 1 o 2 formatos comerciales para detección de anticuerpos (prácticamente no utilizado por las mismas razones expresadas para CT) y microcultivo. Éste último es el más requerido y utilizado, pero es costoso y no siempre se tiene disponibilidad en los laboratorios de Salud Pública.

En tanto, para Mycoplasma genitalium (Mge) no existen en el país formatos comerciales para su diagnóstico.

“Creemos viable obtener que una técnica de detección que supere las dificultades mencionadas, que sea de identificación simultánea y conjunta, de costo adecuado, de alta sensibilidad y rápida acción” finalizaron.

José Goretta

22 de abril de 2015