Compartir
bbbvbbb

 

 

   
 

Estudiarán deficiencias nutricionales en pacientes con obesidad moderada severa del NEA

Una investigación de la Facultad de Medicina de la UNNE relevará la prevalencia de deficiencias nutricionales en pacientes con obesidad moderada severa del nordeste argentino. Al mismo tiempo, evaluara comportamiento alimentario con el objetivo de “caracterizar” los hábitos de personas con este tipo de obesidad.

 

La malnutrición o deficiencia nutricional comúnmente se asocia a las personas de bajo peso, sin embargo también se presenta en personas con exceso de peso, sobre todo en los casos más extremos de obesidad.

 

La malnutrición asociada a la obesidad es un concepto relativamente nuevo. Si bien está extensamente aceptado que la obesidad es una enfermedad multicausal que lleva a un desequilibrio calórico- exceso calórico asociado a un menor gasto calórico- , esto no configura un factor protector contra la malnutrición.

 

Bajo este nuevo enfoque médico, que pone énfasis en el estado nutricional de las personas obesas, desde la Facultad de Medicina de la UNNE se decidió realizar una investigación para estimar la prevalencia de deficiencias nutricionales en pacientes con obesidad moderada-severa del nordeste argentino.

 

Específicamente se pretende conocer la situación nutricional de personas con obesidad moderada-severa que están en evaluación para cirugías de la obesidad, también conocida como cirugía bariátrica.

 

El proyecto será realizado por la Asignatura “Medicina I” - Cátedra III” del Área Ciencias Clínicas de la Facultad de Medicina, bajo la dirección de los doctores Marianela Aguirre Ackermann y Luis Huespe Gardel, quienes explicaron que la cirugía bariátrica o de la obesidad  es una técnica eficaz en el tratamiento de la obesidad moderada-severa siempre que los pacientes sean adecuadamente seleccionados, evaluados y preparados.

 

Pero, según comentaron los investigadores, una de las potenciales complicaciones  de la cirugía bariátrica es la malnutrición asociada a la pérdida de peso. Al respecto, diversos estudios internacionales han demostrado que las deficiencias nutricionales encontradas luego de las cirugías no siempre se deben al procedimiento quirúrgico, sino que una gran proporción de pacientes padece deficiencias nutricionales antes de la cirugía.

 

En esa línea, si bien existen estudios de otros lugares sobre prevalencia de deficiencias nutricionales en personas con obesidad moderada severa, los investigadores de la UNNE buscan identificar las prevalencias de deficiencias nutricionales a nivel de la región NEA.

 

“Caracterizar los hábitos alimentarios y deficiencias nutricionales a nivel región, favorecerá  el diseño de medidas nutricionales adecuadas en  nuestra población de personas con obesidad moderada-severa” explicó la doctora Aguirre Ackermann.

 

Comentó que conocer el estado nutricional de un candidato a cirugía bariátrica puede permitir una mejor preparación para la cirugía, así como un posterior seguimiento. “Si vemos en forma  previa cuáles son las deficiencias nutricionales de un paciente lo estaremos exponiendo a menores riesgos tras la cirugía”.

 

ALCANCES. El estudio se llevará a cabo en un centro de tratamiento de la obesidad de la ciudad de Corrientes que recibe a pacientes provenientes de Corrientes, Chaco, Misiones y Formosa y que se encuentra asociado a la Universidad Nacional del Nordeste para el desarrollo de actividades docentes y científicas.

 

Se incluirán en el estudio a todos los pacientes con índice de masa corporal (IMC) mayor a 35kg/m2 que consulten para evaluación para cirugía de la obesidad.

 

La doctora Aguirre Ackermann explicó que el índice IMC se obtiene del cálculo entre peso y talla. Cuando ese índice es de 25 a 29.9 kg/m2 la persona tiene sobrepeso; de 30 a 34.9 kg/m2 se considera obesidad leve de grado I; de 35-39.9 kg/m2 se considera Obesidad Moderada (grado II) y más de 40 kg/m2 Obesidad Severa (grado III).

 

“Nuestra población de estudio serán quienes padecen obesidad moderada y severa, y que son candidatos a cirugía bariátrica” reiteró.

 

A los pacientes se le medirá el peso, talla, índice de masa corporal, valoración nutricional, se le harán estudios de laboratorio y se les hará una encuesta de hábitos alimentarios, hábito de fumar, nivel educativo, y se registrarán medicaciones y patologías vinculadas a la obesidad como Diabetes tipo 2, dislipidemias,  enfermedades cardiovasculares entre otras.

 

Algunas nutrientes a medir serán Albumina, Vitamina B1, Vitamina B12, Ácido Fólico, Vitamina A, Vitamina E, Vitamina E, Vitamina B6, Magnesio, Selenio, Calcio, Vitamina D, Hierro, Zinc, entre otros.

 

SITUACION DE LA OBESIDAD. Los investigadores de la UNNE remarcan que en los últimos años la obesidad moderada-severa creció en niveles por encima del sobrepeso y la obesidad leve, y se la considera un problema de salud alarmante.

 

En algunos países, mientras a obesidad más leve creció 25%, los casos de obesidad moderada crecieron 50% y la severa se incrementó 75%.

 

En Argentina, últimos datos (ENFR 2013) indican que tiene algún grado de obesidad el 20.8% de la población, y 1/3 tendría obesidad moderada- severa, por lo cual se estima que entre 6 y 7 % de la población argentina padece obesidad moderada severa.

 

La tasa de mortalidad aumenta considerablemente en los pacientes con obesidad severa. Los hallazgos de la mayoría de los estudios epidemiológicos de largo plazo indican que el tiempo de vida de los individuos con obesidad severa disminuye entre 5 y 20 años dependiendo del género, la edad y la raza.

 

El concepto de obesidad como una enfermedad se reforzó en el año 1994 cuando la Organización Mundial de la Salud advirtió sobre la epidemia creciente de enfermedades crónicas no transmisibles y declaró a la Epidemia de la Obesidad como un problema sanitario global.

 

La prevalencia de la obesidad en Argentina ha aumentado de forma considerable, y con ella el riesgo de enfermedades asociadas y el empeoramiento de la calidad de vida de las personas afectadas.

 

El tratamiento médico convencional de la obesidad moderada-severa con planes alimentarios, actividad física y terapia psicológica, tiene una alta tasa de fracaso a largo plazo, y por eso paralelamente al aumento del número de personas con obesidad moderada-severa también ha aumentado el número de cirugías de la obesidad en Argentina, y también en el Nordeste.

 

¿Por qué las personas obesas, si ingieren más calorías, tendrían déficits nutricionales? Una explicación sería que las personas obesas tienen mayor masa corporal por lo tanto sus necesidades nutricionales serían mayores.

 

Además de una dieta inadecuada, ingieren menos nutrientes de lo que necesitan .Algunos estudios internacionales señalan que muchas dietas para obesos aportan ser suficientes sólo en 12 de 27 nutrientes analizados.

 

“Hay diferencias en las prevalencias en los déficit encontrados en pacientes obesos según la población estudiada, con resultados distintos de acuerdo en estudios en distintos países, por eso es importante un estudio local” explicó la doctora Aguirre Ackermann.

 

Agregó que en Argentina país hay pocos estudios que hayan evaluado la situación nutricional  de personas con obesidad moderada-severa, por lo cual consideran que el estudio a nivel de región NEA contribuirá también a una caracterización nacional.

 

“Con este estudio esperamos aumentar el conocimiento en esta enfermedad, de modo que pueda diagnosticar deficiencias previas al tratamiento quirúrgico de la obesidad, con el fin de tratarlas y corregirlas precozmente, y así realizar un abordaje más eficaz y seguro del paciente con obesidad moderada-severa” finalizó la directora del proyecto.

 

 

José Goretta

 

24 de junio de 2015