Compartir
bbbvbbb

 

 

   
 

Accidentes domésticos: alertan sobre el alto riesgo en niños

Los accidentes domésticos representan un problema de salud pública, y son los niños las principales víctimas. Un estudio de la UNNE identificó características de estos accidentes en niños de 1 a 4 años de la ciudad de Corrientes.

De acuerdo a datos oficiales,  un total 2.173 casos de accidentes domésticos fueron atendidos en centros de salud en la provincia de Corrientes durante el año 2014, cifra que registra muy leves variaciones año a año.

Para la Organización Mundial de Salud los accidentes domésticos son la tercera parte de los eventos que se reportan como productores de lesiones y muertes. Además de ser una importante causa de mortalidad, morbilidad y secuelas físicas y psicológicas, insume grandes erogaciones.

Los niños, según los registros oficiales, son las principales víctimas de los accidentes en el hogar, a lo que debe agregarse que son propensos a más riesgos de lesiones, debido a que situaciones u objetos que pueden no representar peligrosidad para los adultos sí puede serlo para los niños.

Frente a la problemática, una investigación realizada en la Facultad de Medicina de la UNNE tuvo como objetivo caracterizar los accidentes domésticos en niños en niños de 1 a 4 años radicados en zonas céntricas y periféricas de la ciudad de Corrientes.

Se realizó así un estudio descriptivo mediante una encuesta domiciliaria a 104 familias de zonas céntricas y 146 familias de zonas periféricas de la ciudad Capital.

De acuerdo a los datos del estudio de la UNNE, el 49% de los niños del área céntrica había padecido accidentes, cifra que se elevó al 71% en regiones periféricas, según explica Lucía Amarilla, autora de la investigación que contó con la dirección de la doctora Mónica Cristina Autcher.

Respecto a las causas de accidentes, más de la mitad de los casos de accidentes en el hogar fueron por caídas y en segundo lugar por ingesta o aspiración de cuerpos extraños, luego quemaduras y por último intoxicaciones.

El patio se identificó como el área más implicada en accidentes, mientras que el momento de producción del accidente fue el juego y en menor proporción en el momento de la comida o la higiene.

En todos los casos el sexo masculino fue el más implicado, detallan las investigadoras.

Sobre los primeros auxilios al niño, en la zona del centro el 90% de los casos recibieron asistencia en el mismo hogar por los cuidadores, 8% llevaron al niño a una institución sanitaria de baja complejidad y solo el 2% manifestó haber recibido atención hospitalaria.

En la periferia los cuidadores dieron primeros auxilios en el 76% de los casos, en 14% de los casos se realizó el traslado a un centro de salud y 10% de los accidentes requirieron atención hospitalaria o internación.

También se registraron diferencias en cuanto a secuelas. El 12% de los niños del centro presentaron secuelas y fueron leves, mientras que en la periferia hubo 22% de secuelas, en general de mayor gravedad.

Estos datos muestran que los niños de la periferia tienen más accidentes domésticos, que pueden atribuirse a condiciones precarias de la vivienda y el ambiente físico en el que se desarrolla, se considera en el estudio de la UNNE.

En esto influirían además lo socioeconómico, el hacinamiento hogareño y la falta de espacio para almacenar elementos nocivos y peligrosos.

Al comparar el entorno de las familias de las zonas estudiadas, se observa que la vida de los niños no se desenvuelve de igual manera, con variadas situaciones sobre la viviendas, su ubicación y características.

Si bien en el centro algunas construcciones son antiguas o con falta de espacios como los departamentos, en la periferia aparecen estanques, pozos de agua mal protegidos, viviendas en construcción, maquinarias agrícolas o sustancias tóxicas al alcance de los niños.

"Muchos accidentes son evitables, por lo que disponer de información específica, es indispensable para la educación sanitaria preventiva y para la formación en primeros auxilios de los pares y cuidadores de estos niños" remarcan Amarilla y Autcher.

José Goretta

4 de agosto de 2015