Compartir
bbbvbbb

 

 

   
 
Identifican parásitos de animales “plagas” que conviven con humanos

 

Investigadores de la UNNE estudian la fauna parasitaria de animales sinantrópicos, aquellos que sin ser mascotas viven en asentamientos urbanos como ratas, comadrejas y murciélagos. Alertan de los riesgos en materia sanitaria.

Los animales sinantrópicos viven en asentamientos humanos o cerca de éstos, formando comunidades estables o intermitentes. A diferencia de las mascotas, los sinantrópicos no son cuidados por el hombre y en algunos casos se convierten en plagas.

Los parásitos que se hospedan en estos animales pueden representar un riesgo por la posibilidad de transmisión de estos parásitos al hombre o a  las mascotas que conviven con el hombre.

Son pocas las investigaciones sobre parásitos asociados a animales sinantrópicos, pese a que por su cercanía con el hombre pueden representar un riesgo en materia de zoonosis, según explican investigadores de la asignatura Biología de los Parásitos, Departamento de Biología de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura de la UNNE.

La fauna parasitaria de ratas, comadrejas, murciélagos, aves y otros animales sinantrópicos está bien descripta en diversos lugares del mundo, sin embargo son escasos los trabajos desarrollados en roedores sinantrópicos en Argentina y más acotados aún los antecedentes para el nordeste argentino.

Explican que el avance de la urbanización, con las profundas modificaciones del ambiente natural, crea las pre-condiciones necesarias para el establecimiento de nuevas relaciones parásito-hospedador.

En este contexto, los investigadores de la UNNE pusieron en marcha un proyecto para conocer la diversidad de artrópodos, helmintos y protozoos que parasitan a animales sinantrópicos del nordeste argentino.  El equipo de trabajo actualmente está integrado por la Lic. Alicia M. F. Milano (Co Directora del Proyecto) y las Licenciadas Ma. De los Ángeles Gómez Muñoz, Ingrid M. D. Di Benedetto, Analía V. Araujo, Valeria Debárbora y el Lic. Carlos A. González.

“En el ámbito urbano la relación entre los animales y el hombre es estrecha, debido principalmente a la proximidad espacial entre unos y otros. Por un lado la proximidad voluntaria con las mascotas y por otro lado la proximidad con los animales sinantrópicos” señala la doctora Elena Beatriz Oscherov, directora del estudio.

La mayor presencia de animales sinantrópicos se acentúa como consecuencia del proceso de urbanización y del deficiente manejo sanitario ambiental, según la investigadora.

Detalló que el contacto entre los animales y el hombre se da de manera directa o indirecta, y entre ellos existe un flujo de transmisión de materia, de la cual los parásitos forman parte. “Aquellos parásitos que son capaces de hospedarse tanto en el hombre como en los animales son los responsables de producir zoonosis que pueden ser más o menos riesgosas para la salud humana”.

Frente a ello, desde el grupo de investigación se avanzó en el estudio de los parásitos de roedores y comadrejas, dos animales sinantrópicos de los más comunes en el área urbana de Corrientes. Se prevé además poder realizar estudios posteriores en otros animales.

Roedores.  En el estudio de la UNNE sobre roedores, los resultados indican que presentan parásitos específicos  y que la mayoría se encuentran parasitados por piojos y ácaros.

Se registra menor abundancia de pulgas y garrapatas, pero cabe resaltar que Xenopsylla cheopis es una pulga de importancia zoonótica y las garrapatas al ser poco especialistas pueden accidentalmente parasitar al hombre.

El cestodo (conocido vulgarmente como tenia) Hymenolepis diminuta, parasita a roedores como hospedadores definitivos y al hombre en forma accidental por lo cual adquiere importancia zoonótica.

Se logró determinar hasta el momento que H. diminuta está altamente asociada a Rattus rattus (rata) y que existe transmisión activa de Taenia taeniforme, cestodo cuyo hospedador definitivo son los felinos y los roedores son sus intermediarios.

Comadrejas. En el caso de comadrejas, el estudio encontró que los endoparásitos (parásitos internos) no son específicos de comadrejas si no que son compartidos con otros animales sinantrópicos.

En las comadrejas fue escasa la presencia de ectoparásitos. Sin embargo se pudo registrar la presencia de Amblyomma ovale (garrapata del perro en áreas rurales) parasitando a este hospedador, lo que indica la presencia de una nueva relación parásitos -  hospedador en la provincia de Corrientes.


 Importancia de la Fauna Parasitaria

“Si bien se avanzó con el estudio en roedores y comadrejas, la experiencia del grupo de investigación en la temática demuestra la importancia de este tipo de estudios ante el riesgo que representa la convivencia de estos animales con el hombre.

Indicaron que los estudios no sólo permiten conocer la carga parasitaria de un animal, sino también permiten identificar posibles cambios en la relación  hospedadores, el parásito, el hombre y el ambiente.

“Basta  mencionar la adaptación del Aedes aegypti, vector del dengue, a las edificaciones humanas y el avance de las leishmaniosis en el ámbito urbano” indicaron.

Citaron además el caso de la tungiasis, una zoonosis causada por la pulga Tunga penetrans, (pique) que afecta al hombre, al perro y otros animales. Hace poco tiempo atrás, la tungiasis en la provincia de Corrientes, era una parasitosis restringida al área rural, pero actualmente se asiste a su urbanización.

Ejemplificaron que algunas especies de artrópodos desempeñan un papel importante como agentes etiológicos o como vectores biológicos o mecánicos de enfermedades en el hombre, animales domésticos, sinantrópicos y silvestres, como el caso de las garrapatas (Arachnida: Parasitiformes) que son ectoparásitos hematófagos que parasitan animales domésticos, silvestres y al hombre. Además del daño mecánico y químico que provocan son reconocidos por su capacidad de transmitir patógenos como virus, bacterias, rickettsias, protozoos y nematodos.


José Goretta

17 de noviembre de 2015