Compartir
bbbvbbb

 

 

   
 

Instituto Ictiología: llamado de atención sobre 
el manejo de la pesquería  en el Río Paraná

 

Desde el ámbito científico surgió una voz de alerta sobre las herramientas utilizadas para el manejo responsable y sustentable de la pesquería en el río Paraná. Este llamado de atención busca resguardar, a partir de fundamentos técnicos y científicos,  la riqueza íctica que actualmente está siendo explotada a nivel de pesca comercial y deportiva.

Concretamente desde el Instituto de Ictiología del Nordeste (INICNE) de la UNNE han propuesto  una serie de medidas  de manejo de la pesquería que actualmente se ejecutan, pero que en función a las condiciones actuales de explotación resultan insuficientes. 

Según lo explica el subdirector del INICNE, doctor Juan Pablo Roux “podemos asegurar fehacientemente-a partir del conocimiento con que contamos- que la metodología de veda tradicional (45 a 60 días de veda a tiempo fijo en noviembre y diciembre de cada año) no es la más adecuada para los peces objetivo de la pesca deportiva y comercial y sobre todo,   en la referente al comportamiento reproductivo que tienen los peces en la región”.

Para Roux el manejo de la pesquería no cuenta con un modelo integral y abarcativo. Teniendo en cuenta la complejidad del sistema donde interactúan: Biología, economía, política institucional, sociedad y ambiente. Utilizando un ejemplo práctico el investigador explicó el escenario que se plantea. “Si homologamos el trabajo de la pesquería  con un taller mecánico, en dónde la única herramienta que se tiene para arreglar cualquier problema es un destornillador, seguramente el trabajo será deficiente. Ahora, si dispongo de más herramientas y las uso adecuadamente, con seguridad obtendré mejores resultados”.

En este sentido aseguró que desde el INICNE se brindan muchas más herramientas a los organismos públicos, y la “veda” es sólo una de ellas. ¿Cuáles son las otras?. Las medidas de manejo recomendadas abarcan tres bloques de estudio:

-Medidas sobre los insumos (para controlar el esfuerzo pesquero): Acceso a la pesquería (Licencias); Poder de Pesca de las unidades pesqueras; Tiempo de pesca por unidad pesquera. Tamaño y poder de la embarcación.

-Medidas sobre el producto: tamaño del pez; cantidad de peces capturados; cupo individual; captura máxima permisible.

-Medidas Técnicas: ¿dónde, cuándo y cómo se pueden capturar los peces?. Vedas, Áreas protegidas; Reservas ícticas; medidas de la red, abertura de mallas, tamaño mínimo de captura, etc.

El doctor Roux remarcó la necesidad de enfocar el manejo de la pesquería de manera integral, “porque estamos a tiempo de tomar todavía medidas preventivas antes que las correctivas”. Sin embargo volvió a mencionar, que el modelo que actualmente se aplica debe ser evaluado con sus fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades. En la actualidad se  entienden mejor los problemas gracias a las herramientas y conocimientos de la ciencia. Por ejemplo el estudio de la edad de los peces a través  de los otolitos.

Maduración del pez.  El avance del conocimiento al que hizo mención el Sub director del INICNE guarda relación sobre dos de las tantas exigencias al momento de los controles. Uno de ellos tiene que ver con el tamaño de los peces.

A partir de estudios realizados desde 1994 por el instituto, se pudo determinar la medida del pez cuando alcanza su primera maduración sexual. Este dato es importante, ya que con él se recomiendan los tamaños de las piezas que se pueden capturar. De esta manera, se está garantizando que esos peces antes de ser extraídos se reprodujeron y dejaron descendencia.

Por ejemplo si se captura  un dorado de 75 a 80 cm, se sabe que este pez tuvo su primer maduración sexual cuando tuvo 55 cm. Por lo tanto y en función a su medida, logró reproducirse en por lo menos dos oportunidades.

Arte de pesca. De acuerdo a unos de los estudios realizados por el Instituto se comprobó la utilización de artes de pesca que provocan verdaderos estragos a la riqueza íctica. Conocidos como “mallón boguero”, tienen aberturas de mallas que van desde los 12 a 22 cm, confeccionados con hilos de distintos tipos. Por falta de control, el uso de estas artes lleva a la captura de ejemplares que no están autorizados para la pesca comercial, como el sábalo y el dorado. También se capturan de manera indiscriminada ejemplares virginales con tallas menores a la primera maduración.

Es en estos casos donde los científicos recomiendan “medidas en forma urgente, porque cualquier desorden que se produce en la vida de los peces, su recuperación demanda mucho tiempo”. Especialistas de la FAO señalan que en pesquería de aguas dulces, la recuperación del recurso demanda entre 30 y 40 años.

Finalmente el doctor Roux dijo ser consciente de que no puede haber un inspector de fauna por cada pescador o (deportivo y/o comercial) que exista en la zona. “Es necesario crear una  cultura  responsable, con un adecuado programa de  educación y respeto hacia las cuestiones que se vierten técnicamente para que la gente tome realmente conciencia de que debe respetarla”.  

Pero volvió a respaldarse en el “llamado de atención” que se hace desde el ámbito científico, a los efectos de mejorar las falencias que hay en los distintos niveles, para volver a tener un manejo sustentable de la pesquería en la provincia de Corrientes. Por ejemplo no se respetan los días vedados para la pesca (tanto comerciales como deportivos), se pescan en lugares prohibido (por ejemplo los dos km aguas arriba y abajo del puente interprovincial), se capturan peces fuera de medida, se usan artes prohibidos y con medidas no permitidas, se capturan mayor número de peces que los permitidos, no se utilizan las precintos ect.

INICNE Centro de Investigación con trayectoria. El instituto de Ictiología del Nordeste comenzó su trabajo en 1989 y desde entonces se aboca a dos líneas de trabajo: el Estudio de la Biología Pesquera en el Río Paraná y  ambientes interiores de Corrientes y Chaco; y al Desarrollo de la Piscicultura a escala comercial de las provincias del NEA. Una deuda pendiente que se observa desde del Instituto es que falta un programa de monitoreo y evaluación de la pesquería deportiva y un puerto de desembarco de la pesca comercial para recabar datos sobre capturas, especies, medidas, estado gonadal, edades, ect.

En el tema de la biología pesquera el instituto viene trabajando desde el año 1974, en dos proyectos importantes en convenio con la Entidad Binacional Yacyretá: la evaluación de los recursos ícticos aguas debajo de la represa, y la evaluación de las instalaciones de la transferencia de peces a nivel de la Central Hidroeléctrica de Yacyretá.

En el 2004 el INICNE tuvo a su cargo la elaboración de una Propuesta para mejorar la explotación de los recursos pesqueros en Puerto Antequera. En el 2007 el Instituto realizó el estudio de la Biología pesquera de las principales especies de importancia económica en el área de confluencia de los ríos Paraná y Paraguay. En el 2010 un grupo de científicos del INICNE evaluó las artes de pesca opcionales de pesquería comerciales de Corrientes y Chaco. 

En el 2011 se trabajó con recomendaciones técnicas y fundamentos científicos para la presentación de lo que normalmente se conoce como veda extendida. En el 2012 la

provincia del Chaco contrata al Instituto para realizar un censo en forma completa de los pescadores de esa provincia. Asimismo ha cooperado con el Proyecto de ordenamiento pesquero de la Nación, brindando capacitaciones en aprovechamiento integral de la carne de pescado.

En el 2013 el Instituto fue convocado para la elaboración de un Proyecto de trabajo en el Río Corriente, para evaluar el estado de la fauna y brindar sugerencias  para la pesca deportiva con devolución y sin carnadas que se hacen en esa zona. Estando el mismo a la espera de la firma del Acuerdo de Trabajo, este proyecto cuenta financiamiento específico de EBY para las áreas de reservas.

Juan Monzón Gramajo