Compartir
bbbvbbb

 

 

   
 
Piscicultura, una oportunidad de conservación y explotación comercial

La piscicultura en Latinoamérica atraviesa desde hace años un crecimiento acelerado. Argentina aún está en proceso de desarrollo y en particular la región NEA es una de las que más expectativas despierta por la variedad de especies y áreas naturales para la implementación de proyectos. Profesionales de la UNNE destacan el potencial de la piscicultura en la región.
La piscicultura es fomentada desde hace varios años en nuestro país en general y en la región del NEA en particular, con programas y proyectos específicos para el sector.
Latinoamérica es la región que más crece a nivel mundial en producción piscícola. En Argentina el crecimiento no fue tan acelerado en los últimos años por el buen momento de la actividad agrícola que se beneficia con atractivos precios internacionales de los productos primarios, aunque las perspectivas de desarrollo son promisorias.
A  fines  del  2007,  la producción acuícola nacional, movida esencialmente por la piscicultura, osciló las 3.000 toneladas y en el 2010 mantuvo ese promedio, aunque con respecto a años anteriores aumentó el número de productores  de  pequeña  y mediana  escala, especialmente  ligados  a  la  actividad  agrícola o “agro-acuicultura”.
Según el último Censo de Productores realizado por  la Dirección Nacional de Acuicultura, la producción en el año 2010 en el NEA más parte de Entre Ríos y Santa Fe superó las 480 toneladas, a pesar que Chaco y  Formosa bajaron  su producción  respecto al 2009 por efecto de una prolongada sequía. 
Corrientes cuenta con más de 330 hectáreas dedicadas a la piscicultura, Formosa casi 170 hectáreas, Misiones 760 hectáreas aproximadamente y Chaco oscilaba las 25 hectáreas.
Los doctores Juan Pablo Roux y Sebastián Sánchez, investigadores del Instituto de Ictiología de la UNNE, sostienen que la región NEA cuenta con potencial piscícola como para constituirse en una importante cuenca a nivel nacional e internacional.
Señalan en ese sentido que un desarrollo de la piscicultura favorecería por un  lado descomprimir la presión sobre el recurso natural y a la vez transformarse en una actividad económica rentable y con proyección a futuro.
Recordaron que desde el punto de vista científico en la región se avanzó sustancialmente en la definición de técnicas de manejo para la actividad, con información adecuada respecto a obtención y conservación de peces autóctonos para su reproducción, técnicas de alimentación, genética, patologías, manejo en estanques, entre otras acciones.
Los trabajos científicos realizados en la UNNE y otras instituciones de la región, se complementaron con estudios y propuestas relativas a la transferencia de las tecnologías al sector productivo.
DESARROLLO INCLUSIVO
Además de los fines de preservación y de explotación comercial, la piscicultura constituye una alternativa para fortalecer las economías zonales y la  reconversión de pescadores artesanales de la región a fin de que puedan encontrar en la piscicultura una opción a la pesca extractiva comercial, alternativa que incluso puede ser más rentable.
Para la Dirección Nacional de Acuicultura, la  abundancia  de  recursos  naturales  del  NEA  brinda  la  oportunidad  de  llevar  adelante  un modelo de desarrollo que esté basado en el aprovechamiento de los recursos, generando cadenas de agregación  de  valor en los lugares donde las materias primas se producen.
Se considera que esta premisa es perfectamente aplicable a la acuicultura de la región compuesta por las provincias de Corrientes, Chaco, Formosa y Misiones, dado la diversidad de climas y  la  disponibilidad  de  agua  en  todos  los  territorios provinciales, como las lagunas de Corrientes, los ríos Paraguay, Paraná, Bermejo, Uruguay, Pilcomayo, y los distintos cursos de agua tributarios.
Se conjugan también otras características deseables para el éxito de la actividad como buena calidad de suelos, provisión de energía y de alimentos suficientes y una red vial que facilita el traslado de los productos e insumos.
Además se resalta en la región la posibilidad de avance de la piscicultura rural, que es la realización de emprendimientos piscícolas en vinculación con emprendimientos agrícolas en campos con lagunas o cursos de aguas.
POTENCIAL DE ESPECIES REGIONALES
Actualmente,  la  región  cuenta  con  especies  nativas  cultivadas  en  menor  o  mayor  alcance  de  producción, como Pacú que tiene la mayor producción, Bagre sudamericano que está en inicio de producción, Sábalo, Surubí, Dorado, Boga, más algunas especies exóticas y ornamentales cultivadas principalmente en Misiones.
Sobre las posibilidades del desarrollo piscícola, los investigadores de la UNNE sostienen que para el desarrollo acuícola y en particular piscícola, se deben considerar aspectos varios como  genética, técnicas de mejoramiento para especies bajo cultivo, aplicación de los requerimientos sanitarios, estudios sobre patologías, nutrición, capacitación profesional y técnica, y demás cuestiones relativas a las prácticas de manejo.
Pero además se deben considerar cuestiones relacionadas al desarrollo de nuevos productos y subproductos, industrialización, logística, mercado, estadísticas de producción, estrategias para incentivar el asociativismo en las provincias, normas de calidad, exigencia impositivas, financiamiento, entre otros aspectos.
Para avanzar en estas cuestiones, las cuatro provincias del NEA forman parte de un “cluster” creado con apoyo del PROSAP con el objetivo de aumentar la producción actual garantizando la aplicación de protocolos de calidad que garanticen la sustentabilidad de la actividad a mediano y largo plazo.
El INICNE fue pionero en la temática en el Nordeste, y si bien existían experiencias piscícolas con peces de agua dulce en esta región continental, especialmente en Brasil, desde el instituto de la UNNE se realizaron nuevos estudios científicos y se adaptaron tecnologías a las condiciones climáticas de la región, haciendo especial énfasis en las especies de peces autóctonos.
Cuando en el marco de las tareas realizadas en el Instituto se ajusta la reproducción, alimentación o manejo en general de alguna especie promisoria, se procede a la trasferencia de esos conocimientos y experiencias a los productores, que son los que finalmente consolidarán cualquier propuesta de desarrollo de la actividad, afianzando la relación entre la Universidad y el sector productivo regional.
Roux y Sánchez recordaron que en la búsqueda de la consolidación de la piscicultura, el INICNE mantiene una estrecha vinculación con otras instituciones involucradas en la temática como la Estación Experimental Agropecuaria Corrientes (INTA), el SENASA, los Gobiernos Provinciales, el Consejo Federal de Inversiones, Yacyretá, entre otros organismos e instituciones.
Estos lazos se estrecharon aún más desde la consolidación del Clúster Acuícola del NEA, donde la actividad desarrollada por los profesionales del sistema científico-universitario se complementa con el trabajo de otros actores representantes de los sectores político y productivo, mejorando la pertinencia de las decisiones adoptadas.