Compartir
bbbvbbb

 

 

   
 
Reeditan proyecto de gestión de residuos informáticos en UNNE

Con el objetivo de un mayor impacto y participación, la UNNE reeditará el proyecto “EcoCompus” orientado a la reutilización de residuos informáticos.

El Grupo de Voluntariado del Proyecto de Gestión de Residuos Informáticos “EcoCompus”, está dirigido  por el ingeniero José Leandro Basterra, decano de la Facultad de Ingeniería, y  la ingeniera  Indiana Basterra directora del CEGAE (Centro de Gestión Ambiental y Ecología).

La iniciativa se enfoca en la recuperación de equipamientos informáticos en desuso o descarte de la Universidad, y su reutilización por parte de otros usuarios.

Los responsables del proyecto buscan potenciar los alcances de la propuesta, logrando un mayor involucramiento de toda la comunidad universitaria y de otras instituciones.

Con ese fin, se lanzó la Convocatoria a estudiantes para formar parte del proyecto de Gestión de Residuos Informáticos de la Facultad de Ingeniería y en Centro de Gestión Ambiental y Ecología (CEGAE), próximo a presentarse en el Programa de Voluntariado Universitario 2015.

La ingeniera Indiana Basterra recordó que el objetivo de EcoCompus  es generar conciencia sobre la importancia de la reutilización de residuos informáticos como contribución al cuidado del ambiente.

Explicó que la metodología de trabajo de EcoCompus es simple: una institución dona los equipos que ya no usa, luego en el taller se realiza una clasificación por tipo y estado. Posteriormente se procede al ensamblaje del hardware y la reinstalación del software.

Por último, la PC recuperada y en funcionamiento se dona a una escuela que la necesite.

“Los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE), entre los cuales se encuentran los equipos informáticos,  representan uno de los desechos de mayor crecimiento e impacto en el mundo y su gestión sustentable representa el primer lugar una obligación sin perder de vista que puede representar también una oportunidad de aprovechamiento económico” remarcó.

En esa línea, detalló que cuando se adquiere un equipo informático, los componentes son considerados inofensivos debido a las protecciones propias (placas, coberturas, etc.), pero cuando se los descarta se vuelven contaminantes debido a que los componentes, materiales no biodegradables, sustancias peligrosas como metales pesados y sustancias halogenadas, son depositados en basurales y reaccionan con el agua, la materia orgánica, el suelo y el agua, convirtiéndose entonces en materiales contaminantes o residuos peligrosos.

Para los responsables de EcoCompus, si bien los niveles de descarte de equipos informáticos son elevados a nivel regional, y en particular en la UNNE, era necesario contar con una experiencia concreta de gestión de residuos informáticos de manera institucional.

Por tanto, para la edición 2015 de EcoCompus se buscarán nuevas metas, siempre con la mirada puesta en generar conciencia y sumar compromisos en un problema ambiental de tamaña relevancia como los residuos informáticos.

En especial se resalta la participación de alumnos en el marco del Voluntariado, lo que posibilita integrar el conocimiento generado en las aulas con las problemáticas más urgentes del país, en este caso los residuos de equipos informáticos.

José Goretta