Compartir
bbbvbbb

 

 

   
 
Agroquímicos: instruyen a población afectada para ejercer sus derechos

Docentes y estudiantes de la UNNE trabajan en el desarrollo de material didáctico y otras actividades para difundir los derechos de pobladores urbanos y rurales de expuestos a fumigaciones con agrotóxicos, y promover la toma de conciencia ante el avance de monocultivos con intenso uso de químicos.

Se trata de un proyecto de extensión aprobado por el Programa “La Universidad en el Medio” realizado por docentes e investigadores de cátedras de Filosofía y Sociología, de las Facultades de Humanidades y Ciencias Exactas, que conforman el “Grupo de Investigación sobre Conflictos Sociales” (GRICSO) y que a la vez son parte de un programa de Ciencia y Técnica dirigido por la  Doctora Ana Pratesi que tiene como objeto observar las múltiples violencias que operan en las relaciones sociales en las formaciones sociales de nuestra región.

La iniciativa de extensión busca desarrollar materiales especialmente orientados a la formación y difusión de información demandada por poblaciones afectadas por fumigaciones con agrotóxicos en la región, según explican el doctor Marcelo Graciosi y el licenciado Maximiliano Román, Director y Co-director del proyecto.

El proyecto surge como una propuesta de intervención basada en investigaciones sobre conflictos sociales del Gran Chaco realizadas en los últimos años a partir de una serie de Jornadas impulsadas desde el año 2011.

Se trabaja en colaboración con la Red de Salud Popular “Ramón Carrillo”, una organización no gubernamental integrada por abogados, médicos y técnicos agrícolas que vienen trabajando desde hace doce años en investigaciones sobre los efectos de los agrotóxicos en la salud humana y en el asesoramiento de comunidades afectadas por fumigaciones.

El doctor en Filosofía  Marcelo Graciosi comentó que en las últimas dos décadas se registró un avance de la frontera agrícola ligado al avance de monocultivos, como la soja transgénica tolerante al glifosato que combinado con el método de siembra directa, desplego una serie de efectos, entre ellos una exposición cada vez mayor de poblaciones urbanas y rurales a la fumigación con agrotóxicos.

La región NEA no fue ajena a esta nueva realidad, e incluso está considerada como una de las más expuestas al problema de uso de agro-tóxicos en monocultivos, como el caso de plantaciones de soja y arroz.

Si bien ante el problema de la fumigación con agrotóxicos se han registrado avances en materia de regulaciones y legislaciones, los investigadores de la UNNE consideran que gran parte de la población expuesta al riesgo desconoce los derechos que existen y que lleva a que dichos derechos no cumplan su función.

Así, se resolvió trabajar en la elaboración de materiales didácticos para “empoderar” a las poblaciones afectadas en la protección de sus derechos humanos. El objetivo es dar a conocer las leyes y demás normativas existentes, pero también generar la toma de conciencia ciudadana “para que la población afectada salga del lugar de agentes pasivos”, según indica Graciosi.

En el proyecto se trabajará en contacto directo con los pobladores a fin de elaborar un diagnóstico sobre las necesidades de información e identificar las herramientas comunicativas que serían las más adecuadas para la toma de conciencia sobre el problema de las fumigaciones con agrotóxicos.

Se planificó asimismo la realización de talleres, charlas y demás actividades participativas que posibiliten la mejor toma de contacto con la realidad e identificar el nivel de conflictividad que la temática genera en el territorio.

Los investigadores del grupo a cargo del proyecto, sostienen que gran parte de la producción agrícola de monocultivos con alta dependencia de agroquímicos es propiedad de capitales internacionales, por lo que se potencia del modelo capitalista de máxima rentabilidad sin importar las consecuencias.

Al respecto, sostienen que “si la sociedad no activa los mecanismos legales de defensa de sus derechos ni los mecanismos sociales de participación, las prácticas agrícolas seguirán dejando a nuestras poblaciones expuestas al riesgo por agroquímicos”.

“Hay legislaciones, causas públicas, fallos judiciales favorables, pero hacen falta construir estrategias para el conocimiento práctico por parte de las poblaciones afectadas” insistió por su parte el Lic. Maximiliano Román.

Sostuvo que en paralelo al proyecto de extensión, prosiguen con investigaciones sobre la temática en la región, siempre con el objetivo puesto en dar visibilidad a un tema que siguen sin un debido abordaje a nivel país.

En las actividades participan docentes y alumnos de la Cátedra “Problemática Filosófica Contemporánea” de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura, y las cátedras “Sociología” en la Facultad de Humanidades.

Trabajar en temáticas de conflicto social, como la fumigación con agrotóxicos, les permite desde GRICSO impulsar una práctica universitaria comprometida con los problemas de la realidad regional.

José Goretta

4 de julio de 2016