Compartir
bbbvbbb

 

 

   
 
Nuevo proyecto fortalecería el acceso a la justicia de presos condenados

Un proyecto de investigación de la Facultad de Derecho de la UNNE, supervisado por el Servicio Penitenciario de Corrientes, trabaja en mejorar la interconexión de internos de la Cárcel Nº1, la administración penitenciaria y funcionarios judiciales con el objetivo de canalizar planteos y reclamos de las personas privadas de la libertad. Destacan reducción de conflictividad tras implementación del proyecto.

El proyecto es desarrollado desde el “Seminario de Orientación en Derecho Penal”, de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales y Política de la UNNE, espacio académico que está orientado fundamentalmente a la investigación, para que el alumno avanzado genere conocimiento a partir de la observación, interacción y participación en relación al sistema penal.

El Seminario prevé que  durante cuatros meses los alumnos, divididos en grupos o equipos de trabajo, estudien e investiguen sobre diversos tópicos orientados al derecho penal y la cuestión criminal, como ser prisión preventiva, condenación condicional,  suspensión de juicio a prueba, criminalización de la mujer; delincuencia juvenil, ejecución de condena privativa de libertad, entre otras tantas temáticas.

En el marco de esos trabajos de investigación, el año pasado en oportunidad de entrevistar a jueces y fiscales del fuero criminal, correccional y de ejecución de la pena, y de realizar visitas a las Unidades Penitenciarias Nº 1 y Nº 6 y entrevistarse con internos alojados en esos establecimientos y con personal del Servicio Penitenciario, los docentes del Seminario coincidieron con el actual Jefe del Servicio Penitenciario, Osvaldo De los Santos García, en la imperiosa necesidad de articular medidas tendientes a interconectar de forma fluida e inmediata a los internos con las diversas agencias previstas por el sistema penal.

Así surgió este proyecto, que para los alumnos consistió en un trabajo de investigación y aplicación académica, que tiene como objetivo observar proactivamente y recopilar datos empíricos en relación a la ejecución de la condena y al funcionamientos de las agencias del sistema de ejecución de la condena” explicaron Fabián Silvestri, Maira Chávez y María Belén Safdie, docentes auxiliares del Seminario que tiene como docente titular al doctor Alejandro Chaín.

“Se buscó analizar con sentido crítico los planos del deber ser (ley) y del ser (de lo que es), reflexionando colectivamente sobre la cuestión criminal con miras a contribuir al diseño de una política-criminal que tienda a reducir conflictividad social y violencia” añadieron.

El trabajo se basó en una articulación en la gestión de trámites, consultas y solicitudes de los internos de la Cárcel Nº1 de la ciudad de Corrientes, manteniéndolos informados sobre el curso de la tramitación de sus solicitudes y contribuyendo a garantizar su acceso a la justicia.

La iniciativa contó con el acompañamiento de los distintos actores del sistema penal, como ser el Servicio Penitenciario, el Ministerio Público Fiscal, el Juzgado de Ejecución de Condena, la Fiscalía de Ejecución de Condena, la Defensoría Oficial, y también de la Facultad de Derecho.

Además fue declarado de Interés por el Superior Tribunal de Justicia de Corrientes, que resaltó su importancia para constituirse en un nexo facilitador entre los presos y los institutos a cargo de la ejecución de la condena.

El doctor Silvestri explicó que se hicieron visitas periódicas a los presos, se recibían pedidos, se les asesoraba sobre derechos de los que gozan y deberes y obligaciones que deben cumplir; se realizaban las tramitaciones ante las distintas esferas administrativas y judiciales, y periódicamente se notificaba a las personas en contexto de encierro sobre el estado de los diferentes planteos.

EXPERIENCIA POSITIVA. Para los miembros del Seminario, la concreción del proyecto fue altamente positiva, y conjuntamente con la labor del Servicio Penitenciario y el Juzgado de Ejecución de la Condena, habría contribuido  a reducir tensiones o conflictividad, y consecuentemente, a que a finales del año último no se registraran motines, levantamientos o reclamos, situaciones que habitualmente ocurren con motivo del inicio de la feria judicial y las fiestas de fin de año, ante la incertidumbre respecto de la tramitación de pedidos de salidas anticipadas o beneficios por parte de los internos-

La seriedad del trabajo del equipo de docentes y estudiantes  llevó a que el proyecto de la UNNE fuera muy bien recibido por los internos, quienes observaron la presencia institucional de la Universidad como un mediador de confianza en la relación con el servicio penitenciario y la justicia.

“El trabajo demostró la importancia para los internos condenados de la certeza de la información que reciben” indicaron los referentes del proyecto.

Insistieron en que se logró conformar un grupo de trabajo que se constituyó como nexo, intermediarios o facilitadores, sin suplir por ello las tareas propias de los Defensores Oficiales y Particulares, ni de las autoridades penitenciarias y judiciales. “Todos acompañaron el proyecto”.

En ese sentido, los docentes del Seminario explicaron que entre las razones que motivaron el proyecto estaba la necesidad de hacer una “prueba piloto” sobre la utilidad o conveniencia de la implementación del instituto del “Delegado o Procurador Penitenciario”, temática que uno de los grupos se encontraba investigando en el plano teórico, porque en la Provincia de Corrientes aún no se ha implementado dicho instituto.

Consideran que el proyecto sirvió para mostrar la importancia del Procurador y del Delegado Penitenciario, y a los alumnos les permitió adquirir conocimiento proactivamente, de la misma forma que lo hace un alumno avanzado de medicina.

Además permitió que desde la Universidad se contribuyera con un pequeño aporte a reducir la conflictividad y violencia en el sistema carcelario. “Creemos que la Universidad, tal como lo viene haciendo, se erige como un actor protagónico de la realidad social y de la comunidad, enfrentándose concretamente con los problemas reales de la comunidad, estudiando científicamente y reflexionando con sentido crítico sobre esas problemáticas reales y contribuyendo desde su lugar, a aportar soluciones eficaces”.

CONTINUIDAD. Ante los resultados satisfactorios, los docentes del Seminario y la Jefatura del Servicio Penitenciario acordaron continuar con el proyecto durante el transcurso de 2015, y en especial se trabajará en la elaboración de un manual con la información básica sobre el régimen penitenciario, derechos, reglas y obligaciones de los internos.

La elaboración del Manual está orientado a dar cumplimiento en el Artículo Nº35 de las “Reglas Mínimas para el Tratamiento de los Reclusos” que dispone que  “a su ingreso cada recluso recibirá una información escrita sobre el régimen de los reclusos de la categoría en la cual se le haya incluido, sobre las reglas disciplinarias del establecimiento y los medios autorizados para informarse y formular quejas; y cualquiera otra información necesaria para conocer sus derechos y obligaciones, que le permita su adaptación a la vida del establecimiento.

Los responsables del proyecto remarcaron que la iniciativa favorece el acceso a la justicia en materia penal, tanto de las víctimas como de los victimarios, y agregaron que el acceso a la justicia es una garantía constitucional, fundamental y sustancial que le asiste a todos los seres humanos.

Consideraron que la experiencia del grupo de trabajo en unidades carcelarias demuestra la necesidad de reforma del sistema de enjuiciamiento penal, agilizando y dinamizando el proceso penal, siempre y cuando tal reforma no implique afectar las garantías constitucionales de las personas frente al Poder del Estado.

José Goretta

23 de abril de 2015