Compartir
bbbvbbb

 

 

   
 
Chagas Urbano: trabajo interdisciplinario en el caso detectado en Corrientes

Luego de detectarse un caso agudo de Chagas en el barrio Antártida Argentina de la ciudad de Corrientes, profesionales de la UNNE trabajan en el tratamiento y rastro del insecto transmisor, la vinchuca. En un trabajo interdisciplinario con el Ministerio de Salud de la Nación y de la provincia de Corrientes, los miembros de la Facultad de Ciencias Exactas y de la Facultad de Medicina de la UNNE realizan un trabajo científico en la casa del niño infectado para determinar si se trata de un caso de Chagas urbano.

Un caso de Chagas agudo se diagnosticó en un menor de 14 años que vive en el barrio Antártida Argentina de la ciudad de Corrientes, y se investiga si el contagio se produjo en la Capital o en el interior. “Se trata de un caso atípico ya que el Chagas es una enfermedad que generalmente se detecta en la zona rural” señala Gustavo Fernández, bioquímico de la UNNE y agrega; “estamos trabajando con un equipo interdisciplinario para buscar si existe el vector aquí, o contrajo la enfermedad en otra localidad”.

Mientras el paciente termina el primer ciclo de su tratamiento en el Instituto de Cardiología de Corrientes, las tareas de investigación para detectar el lugar de contagio se desarrollan en la vivienda del niño y en los lugares donde estuvo antes de la detección. “Desde el martes estamos trabajando con la brigada del Ministerio de Salud de la Nación y el equipo interdisciplinario de la UNNE buscando lo que llamamos el rastro de la vinchuca en la casa del niño” afirma Fernández.

El profesional explica que “los especialistas realizan un rastreo en el lugar y buscan la materia fecal del insecto para realizar análisis y determinar si hay resto de ADN del parásito”. “Esto nos permitirá conocer si estamos hablando de un caso urbano, algo que se dio en algunas provincias del país y que en Corrientes se ha detectado en zonas rurales”.

Existen altas sospechas de que se trata de Chagas urbano, caso poco común en la provincia, que es considerada endémica en Chagas rural. El niño infectado se presentó en un centro de salud con sintomatología correspondiente a esta enfermedad en julio pasado y en agosto se informó al Laboratorio Central de la detección. Al mes siguiente se notificó a la Nación sobre la situación y luego se encaró el trabajo en conjunto y la implementación del protocolo para la búsqueda de la vinchuca. “

El Chagas, una enfermedad prevenible

Gustavo Fernández es Subdirector del Sistema de Vigilancia de Laboratorios del Ministerio de Salud de la provincia de Corrientes y  Director del Proyecto de Extensión: “Enfermedades vectoriales en poblaciones urbanas y rurales”. Junto a profesionales, estudiantes voluntarios y agentes provinciales del Ministerio de Salud la provincia de Corrientes, técnicos de Control de Vectores pertenecientes a Nación y colaboradores de distintas localidades, realiza trabajos que incluyen el control de salud poblacional, búsqueda de la vinchuca y el segundo ciclo de rociado químico en las viviendas de la zona rural.

El bioquímico explica que “el Chagas es una enfermedad causada por un parásito llamado Trypanosoma cruzi, que puede vivir en la sangre y en los tejidos de personas y animales y en el tubo digestivo de unos insectos conocidos en Argentina como vinchucas o chinches”. Se encuentra en aquellas zonas del país donde hay vinchucas, aunque los movimientos migratorios han generado un aumento de infectados en lugares donde no se encuentra el insecto. “Por eso aunque sólo hay vinchucas en algunas provincias, la enfermedad de Chagas existe en todo el país” advierte.

La forma más frecuente de contagio es por la picadura de la vinchuca o chinche infectada con los parásitos del Chagas, esta forma de transmisión se denomina vectorial. En este sentido Fernández agrega que “es una enfermedad silenciosa que puede afectar el corazón o el sistema digestivo de las personas que la padecen pero que tiene una alta probabilidad de cura, del 95 por ciento y con el tratamiento, en los adultos se frena el proceso”.

“Por eso es importante el trabajo de prevención que realizamos desde la Universidad con los organismos públicos” afirma el especialista y agrega; “Tenemos que tener el ojo puesto en el ordenamiento ambiental, mantener limpio y ordenado nuestro patio y vivienda para que no proliferen los vectores”.

 

Maira Boyeras