Compartir
bbbvbbb

 

 

   
 
Capacitaron en enfermedades transmitidas por mosquitos

En una iniciativa conjunta, el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) –a través de su oficina de Vinculación Tecnológica- y la Municipalidad de la ciudad de Corrientes organizaron una capacitación para agentes sanitarios sobre la importancia de la prevención y erradicación de mosquitos. Éstos constituyen los transmisores de enfermedades como el dengue, la fiebre amarilla y el chikungunya.
El curso contó con la presencia de más de cien personas involucradas en la salud de la Municipalidad de Corrientes, y se realiza en dos jornadas. El dictado está a cargo del doctor Walter Almirón –investigador del CONICET- y la doctora Marina Stein –Instituto de Medicina Regional-.
El primer día se brindaron charlas en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) acerca del comportamiento de los mosquitos, qué es un mosquito vector, cómo hacer vigilancia entomológica, etc. También se hizo la presentación del insecticida desarrollado por investigadores del CONICET y producido por la empresa Chemotécnica. Para el segundo día está prevista una salida a campo para realizar observaciones de la morfología externa de los mosquitos a fin de reconocer a las diferentes especies.
De la apertura del seminario participaron el director del Centro Científico Tecnológico Nordeste del CONICET, doctor Gustavo Aucar, el director del Instituto Nacional de Medicina Tropical (INMeT), doctor Oscar Salomón, el Secretario de Desarrollo Productivo y Economía Social, ingeniero Diego Ayala, el encargado de la Gestión de Proyectos de la Dirección de Vinculación Tecnológica del CONICET, contador Walter Dandeu, y el responsable de la Oficina de Vinculación Tecnológica del CONICET Nordeste, doctor Emanuel Irrazábal, el ingeniero Hernán Funes de la empresa Chemotécnica S.A, además de funcionarios municipales.
“El CONICET abarca la mayor cantidad de científicos del país y genera un cúmulo de conocimientos de calidad; estos últimos años estamos viviendo un cambio muy marcado en lo que ofrece al medio, en cómo servir a la sociedad”, expresó el doctor Aucar. Comentó además que una de las principales misiones del Organismo es fomentar y financiar actividades de desarrollo científico.
“Buscamos brindar asesoramiento a entidades públicas y privadas, y en esta última etapa el CONICET se dedicó a salir y vincularse con el medio socio productivo y ahora también con el sector público”, expresó. Asimismo agregó que la institución está abierta a las necesidades de la región. “Nos interesa que se desarrolle y crezca al mismo ritmo que otras regiones del país”.
Por su parte, el ingeniero Ayala enfatizó que la iniciativa comenzó con el trabajo conjunto del Municipio de Corrientes con el CONICET. “Esto fue a partir de una política nacional de que los conocimientos que genera la investigación puedan bajar y servir a la sociedad”.
A su vez, agregó que desde el área de Vinculación Tecnológica se buscó conocer las necesidades de la ciudad y se pusieron a disposición los conocimientos y tecnologías generadas para tal fin. “Es la primera actividad que realizamos con el CONICET y esperamos que sean muchas más”, concluyó Ayala.

Se presentó el proyecto del INMeT

En el marco de la apertura del seminario, el doctor Oscar Salomón presentó uno de los institutos de medicina más importantes de Sudamérica, el Instituto Nacional de Medicina Tropical (INMeT). El mismo fue creado en el año 2009 por el voto unánime de ambas cámaras. A partir de allí se empezó a transitar un camino de construcción de proyecto, idea, misiones y funciones acordes con las necesidades de la macro región y el país.
En dicha presentación participaron los once directores de los institutos de medicina tropical de América Latina, y treinta personas de diferentes sectores del conocimiento (como ser la ciencia y técnica, las ciencias sociales, la medicina, etc.) contribuyeron a construir la visión del instituto. “Notamos que no era suficiente de manera que hicimos 1245 consultas por internet a gente de la ciencia y armamos un documento con las funciones esenciales”, comentó el director del INMeT.
A partir de allí se definió a Puerto Iguazú –Misiones- como asiento del instituto de manera de operar como escudo epidemiológico. Posee doce hectáreas, de las cuales cinco son selva residual. Actualmente, hay cuarenta y tres agentes trabajando allí. “Estamos en conversaciones con el Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación para realizar una convocatoria de nuevas líneas de investigación para que se instalen grupos de investigación completos”, explicó Salomón.
El INMeT cuenta con laboratorios de seguridad sanitaria de Nivel 3 y numerosas acciones de cooperación en zonas de frontera con los países del MERCOSUR. También buscan generar una relación fluida a nivel sur-sur, por ello están desarrollando herramientas de control vectorial con Uganda.

Prensa CONICET