Compartir
bbbvbbb

 

 

   
 

Promueven el desarrollo local de comunidades pesqueras del Chaco

 

Un proyecto de la UNNE busca promover el desarrollo comunidades de pescadores artesanales de la costa chaqueña del río Paraná, por medio de la promoción de valor agregado y de actividades alternativas a la pesca extractiva, siempre respetando la identidad de estas comunidades vinculadas al río.

“Desarrollo local e identidad cultural de las comunidades pesqueras de la costa chaqueña” se denomina el proyecto de la UNNE y tiene como destinatarios a familias de pescadores que habitan en puertos de la ribera chaqueña del río Paraná.

 

Físicamente, el proyecto se desarrollará en la delegación de Puerto Vilelas, pero contempla a las comunidades de todos los puertos pues las acciones que se desarrollen se pretende que puedan constituirse en modelos de referencia para toda la traza de puertos.

 

La iniciativa es coordinada por equipos docentes de la Facultad de Ciencias Económicas y de la Facultad de Artes, Diseño y Ciencias de la Cultura, pero se prevé también que se sumen otras unidades académicas de la UNNE, así como demás instituciones y artistas de la provincia del Chaco. Cuenta con la activa participación de la Asociación de Pescadores del Chaco (ASOPECHA).

 

La Asociación de Pescadores del Chaco (ASOPECHA) como la principal organización de la sociedad civil y de pescadores artesanales en la Provincia del Chaco, comenzó a funcionar en el año 1982. Actualmente, esta entidad reúne a más de 560 individuos entre todos los puertos. Tiene por misión la capacitación, el intercambio de experiencias, el fortalecimiento grupal e individual de los socios para una gestión social participativa de los derechos de los trabajadores del río y la defensa de las pesquerías.

 

La organización ASOPECHA considera que aún existe una importante debilidad productiva en los diferentes puertos de desembarco y la falta de alternativas sustentables, así como de estudios de prefactibilidad de cadenas productivas, con escasas oportunidades de construcción de capacidades en esas comunidades, especialmente para las mujeres y los jóvenes.

 

La Universidad Nacional del Nordeste, a través de distintas unidades académicas, institutos y grupos de investigación, hace varios años viene trabajando articuladamente con ASOPECHA en proyectos para mejorar el bienestar de las comunidades de pescadores, el cuidado del recurso y otros objetivos.

 

En el marco de esos trabajos colaborativos de la UNNE,  los actores locales solicitaron colaboración a un equipo de profesionales de la Facultad de Ciencias Económicas para la capacitación de los grupos familiares de pescadores en la producción de bienes o servicios que les permitieran mejorar sus ingresos capitalizando sus habilidades (artes de pesca) y desarrollando otras nuevas.

 

Así surgió la idea de un proyecto de extensión para el desarrollo sostenible de estas comunidades pesqueras. Físicamente, el proyecto se desarrollará en las Delegaciones de Puerto Vilelas y de Colonia Benítez (San Pedro Pescador), pero contempla a las comunidades de todos los puertos.

 

El objetivo es promover el desarrollo económico-productivo de las comunidades pesqueras, pero con la característica central de respetar la identidad cultural de estas comunidades de una fuerte vinculación con el río y la costa, según explicó la profesora Claudia Gatti,  directora del proyecto.

 

“El manejo de las artes de pesca dotan a los pescadores y sus familias de distintas habilidades que pueden ser aprovechadas para generar actividades alternativas a la pesca” indicó.

 

La intención es brindar herramientas para el desarrollo económico-productivo sin incrementar la presión de pesca, e incluso buscando reducir la extracción al potenciar otras actividades alternativas.

 

Por ejemplo se plantea la posibilidad de trabajar con cuero de pescados, huesos, madera que arrastra el río, barro del lecho, entre otros elementos disponibles en el territorio y de rezago de la extracción de peces. Se promueve por ejemplo la capacitación en artesanías, cerámica, escultura, tejidos, carpintería, entre otras.

 

La licenciada Gatti insistió en que “todo lo que se haga o produzca debe respetar la condición de estar relacionada con la identidad de los pescadores”. Por ejemplo, se usarán materiales del río o si se trabaja en cerámicas, artesanías o carpintería, la temática debe estar relacionada con el río, la pesca, la costa como reflejos de la identidad de la comunidad pesquera.

 

En el proyecto participan docentes, investigadores y estudiantes de las carreras de Licenciatura en Relaciones Laborales, Licenciatura en Administración y Licenciatura en Economía de la Facultad de Ciencias Económicas, y la Tecnicatura en Turismo de la Facultad de Artes, Diseño y Ciencias de la Cultura. Referentes de otras unidades académicas también comprometieron su participación, así como artistas locales y se cuenta con la colaboración de la Secretaría General de Extensión Universitaria de la UNNE.

 

Entre algunas actividades previstas, especialistas de la Facultad de Ciencias Económicas  trabajarán en el diseño de esquemas de comercialización, marketing y ventas, se prevén capacitaciones en distintas temáticas.

 

La Facultad de Artes, Diseño y Ciencias de la Cultura a través de la carrera de Turismo trabajará en una planificación estratégica para potenciar la costa como espacio de esparcimiento, aprovechar lugares comunes, señalética, infraestructura y servicios.

 

Si bien el proyecto está en su instancia inicial, los coordinadores de los distintos grupos participantes coinciden en basarse en los aportes de los mismos pescadores respecto a las necesidades y expectativas en torno a la producción alternativa de recursos con fines de comercialización, ya sea bienes de uso o servicios de tipo turísticos.

 

La licenciada Gatti sostuvo al respecto que el proyecto surge “como una forma de ver/pensar el desarrollo desde el territorio, como un proceso construido desde dentro”.

 

Para los responsables de la iniciativa, el desarrollo de productos alternativos en el sector pesquero resultaría favorable, por un lado, para descomprimir la presión que genera la pesca y, por el otro, permitiría transformar otros recursos disponibles en los territorios de pesca en una actividad económica rentable para las familias de estas comunidades, con proyección de futuro.