Compartir
bbbvbbb

 

 

   
 

Especialistas coincidieron en implementar una “Escuelas para Padres”

Tras el asesinato del estudiante de Agronomía, la Radio UNNE realizó convocó a profesionales de distintas disciplinas que reflexionaron sobre la vulnerabilidad de los jóvenes como consecuencia de la falta de educación desde el núcleo familiar. La rectora de la Universidad Nacional del Nordeste, Delfina Veiravé propuso la gestación de una “conciencia ciudadana” que evalúe  los problemas que están en la base de las situaciones de violencia. Llamó a un compromiso de todos.

Con el propósito de sumar al debate social sobre la inseguridad, que se amplió tras el asesinato en ocasión de robo del estudiante de Agronomía de la UNNE, Maximiliano Aquino;  la radio de la Universidad Nacional del Nordeste convocó a especialistas de diferentes disciplinas para analizar la temática de la inseguridad y su vinculación con la drogadicción. Durante el programa “La tarde nos UNNE”, el pasado viernes, los profesionales expusieron una visión unificadora de conceptos provenientes del derecho penal, de la sociología, la medicina y la formación pedagógica de los jóvenes. Se planteó como requisito fundamental un trabajo colectivo que permita inculcar en las figuras paternas la necesidad de estar presentes y formar a sus hijos como individuos desde la frustración y el éxito.

Los profesionales que integraron el panel fueron la profesora Marcela Tomasella, el Director del Hospital Escuela Alfredo Revidatti, el abogado penalista con especialidad en criminología Silvio Sosa, el Director del Hospital de Salud Mental “San Francisco de Asís” Carlos Rodríguez y la Rectora de la UNNE, Delfina Veiravé.

El asesinato del joven alumno en la madrugada del sábado 1 de agosto, renovó la preocupación y reabrió el debate social sobre la inseguridad. Durante el programa se puso particular énfasis sobre el control social y la educación, y en ese marco los profesionales coincidieron en la necesidad de implementar una “Escuela para padres”, que permita sensibilizar en la comunidad sobre la importancia de la contención familiar y la presencia de las figuras paternas en la formación de los jóvenes como actores sociales.

“Tenemos que hacer una escuela para padres porque la delincuencia se trata de un problema familiar”; aseguró la profesora Tomasella y sumó un llamado a la reflexión afirmando que “Maxi es nuestro muerto emblemático”. Luego los especialistas médicos, Revidatti y Rodriguez, reforzaron la idea de incentivar a las figuras paternas para que formen a sus hijos en valores socioculturales y el aprecio por la vida.

El abogado Sosa planteó en tanto una opinión diferente al considerar una “hipocresía” proyectar una escuela para padres. Sin embargo, coincidió en la idea de tratar la problemática de la inseguridad, abarcando la delincuencia y el tema de las adicciones, implementando un “control social informal que inicie en la estructura microfamiliar y luego se desplace hacia las interacciones sociales de los individuos para hallar alguna causa que pueda contener o desviar una actitud hacia el delito”.

Desde el ámbito del derecho aseguró que “el delito es la punta del iceberg”, aclarando que detrás de cada infracción existen numerosos conflictos que chocan con las necesidades y metas que nos presenta la sociedad. “Existen falencias en el modo de alcanzar esos éxitos, que no tienen relación con la posición socioeconómica ni el nivel cultural de una persona, y es allí donde aparece la conducta desviada: la frustración de no poder lograrlos”.

Rodríguez profundizó más aún la temática haciendo foco en las adicciones. “No se podrán erradicar las adicciones en sí mismas, sino que se deberá trabajar para que no exista la necesidad de consumir, hecho que ocurrirá cuando haya una figura parental que contenga dentro de la casa”, afirmó. Y en relación a lo planteado por el letrado, aseguró que “un buen padre debe ser educador en las frustraciones que sufre el joven a la hora de alcanzar las metas impuestas por la sociedad”.

Por último y a modo de conclusión, el Doctor Revidatti realizó una invitación emotiva a los padres, comentando que “debemos pensar en los cambios de cara al futuro, porque serán nuestros hijos quienes dirijan el mundo el día de mañana”.

Compromiso de todos

“Debe crearse conciencia ciudadana y un compromiso con los problemas que están en la base de esta situación de violencia”, consideró en tanto la rectora de la UNNE que se sumó a la mesa debate por medio de una comunicación telefónica.

“Pensar que la solución está en la seguridad y los actores del estado es una visión parcial, estamos invirtiendo el orden de las cosas”, dijo y consideró necesario “ver que está pasando con estos muchachos que son violentos y capaces de matar, que desde los 14 años tienen una vida de delincuencia, ver el entorno, etcétera”. Llamó entonces a un “esfuerzo colectivo de todos los sectores”.

“Pensar que solo la solución está planteada en términos de intervención de organismos es una mirada parcial. Yo no aspiro a vivir en una ciudad donde tengo un policía en cada esquina. Creo que estamos invirtiendo el orden de las cosas”, reforzó Veiravé.

“Tenía el dolor por la pérdida pero no pude dejar de pensar en quien lo había asesinado, que está pasando”, recordó su sentir al conocer la noticia del asesinato del estudiante de la Universidad que dirige.

La rectora abogó consideró finalmente que es el “esfuerzo colectivo y compromiso de todos los sectores el que tiene que primar”.

 

13 de agosto de 2015