Compartir
bbbvbbb

 

 

   
 
Equipo de Agrarias capacitará en prácticas hortícolas a chicos de Colonia Pando

Alumnos del Colegio Secundario Madre Teresa de Calcuta de la localidad correntina de Colonia Pando, serán capacitados por estudiantes y docentes de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNNE, en el manejo de prácticas hortícolas, sus beneficios económicos para la canasta familiar y orientados a la cultura del autoconsumo.
Esta actividad forma parte del Proyecto “Sembrando Ideas”, uno de los ochos trabajos aprobados a la UNNE en el Programa de Voluntariado Universitario impulsado por la Secretaría de Políticas Universitarias de la Nación.
La directora del proyecto, ingeniera agrónoma Elsa M Ciotti de Marín, explicó que en este trabajo de extensión participarán unos 20 estudiantes de la Facultad de Ciencias Agrarias quienes serán los encargados de instruir a los más de 120 jóvenes de Colonia Pando como así también a los docentes de ese establecimiento secundario.
Para realizar esta tarea, los estudiantes universitarios recibirán una capacitación previa en la Escuela Regional de Agricultura, Ganadería e Industrias Afines (ERAGIA). Allí recibirán formación sobre prácticas hortícolas, el cuidado de la huerta, el manejo del suelo, fertilización, cobertura, además de  preparar los plantines de las diferentes hortalizas que serán llevadas al mencionado colegio secundario para ser cultivadas. La ERAGIA además colaborará con el seguimiento del presente proyecto.

Beneficios. El Programa de Voluntariado Universitario tiene a priori un doble beneficio. Por una parte los destinatarios que podrán adquirir habilidades individuales y grupales en el diseño, mantenimiento y procesamiento de una huerta de autoconsumo base.
Por otro lado, los voluntarios instructores tienen la posibilidad de encontrar un complemento en su formación, vinculando la aplicación del conocimiento con los problemas de la comunidad a la que pertenecen, pero también aportar y fomentar la formación de cuadros técnicos conocedores de las necesidades de la sociedad.

Actividades. Los talleres, la capacitación y el trabajo en campo se realizarán a lo largo de cada una de las jornadas. El primer encuentro está previsto para el mes de octubre.
En Colonia Pando, el equipo de la Facultad de Ciencias Agrarias preparará los tablones agrícolas y el sembrado. “El tablón hortícola, espacio donde se siembran las hortalizas, debe ser preparado, abonado y regado antes de la siembra. El abonado se realiza con abono orgánico (estiércol o compost), siendo esto muy importante ya que restituye al suelo los elementos nutritivos extraídos por otros cultivos” explicó la ingeniera Ciotti.
Se deberá definir las personas que quedarán a cargo de la huerta “ya que por tratarse de  cultivos intensivos demandan un cuidados especiales”, explicó la directora del Proyecto. A pesar de esto, los responsables técnicos de Ciencias Agrarias harán un seguimiento cada 15 días.
La huerta de Colonia Pando tendrá una dimensión de 20 por 30 metros aproximadamente, con la posibilidad de que el emprendimiento crezca. “Existe la posibilidad de hacer algo cultivos bajo cobertura, ya que con los calores intensos de los meses venideros esta practica será  casi indispensable”.
Con respecto al destino que se le dará a lo producido, el objetivo del proyecto es que se provea a un comedor comunitario de la zona o bien al comedor del establecimiento escolar.
“La idea es inculcar en los jóvenes la importancia de la seguridad alimentaria a través de alimentos sanos y contribuir a producir correctamente evitando la contaminación de suelos, agua y ambiente”

Contexto. En Corrientes la población es gran consumidora de hortalizas frescas. Para la provisión de las mismas hay varios Programas nacionales, Provinciales y Municipales, pero el que mas llegada tiene es el Pro Huerta, aunque su alcance es algunas veces es limitado.
Hoy a causa del clima, sobre todo las lluvias, el precio de las hortalizas han alcanzado valores inaccesibles para la franja de la población a donde apunta el proyecto.
Con respecto a la potencialidad de esta franja de la población para suplir el déficit de hortalizas por medio propio existen dos limitaciones fundamentales que son: La pérdida de estacionalidad regular debido al cambio permanente del clima que se viene observando en las últimas décadas con lo que se hace necesario el desarrollo de tecnología de producción adecuada y accesible para adecuarse a las variaciones climáticas y, 2) La falta de hábito de trabajo y capacitación en preparación de huertas para  autoconsumo base.

Juan Monzón Gramajo