Compartir
bbbvbbb

 

 

   
 
Homenaje del Grupo de Teatro de la UNNE a “Coco” Barreda

Al cumplirse este miércoles 18 de marzo el primer aniversario del fallecimiento del artista y docente Ramón Luis “Coco” Barreda, los integrantes del grupo de Teatro Universitario recordaron a modo de homenaje a quien calificaron como “un gran maestro”.

“Coco” Barreda fue profesor de Arte Dramático, Director del Teatro Universitario y poseedor de una extensa trayectoria en esta rama artística. Desde el año 1967 se desempeñaba profesionalmente en la Secretaria General de Extensión Universitaria de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), como Director del teatro Universitario. Paralelamente trabajó como actor y participó en encuentros nacionales y del MERCOSUR obteniendo importantes premios y galardones.

En el recuerdo

Para los integrantes del grupo de teatro hablar de Ramón Luis “Coco” Barreda, es describir a un personaje; un artista completo e idóneo; un apasionado de la docencia; un ciudadano comprometido; una persona dedicada completamente a su trabajo, un gran referente de este arte.

Se dice que un gran maestro no es aquel que supone saber más, sino quien logra que el alumno aprenda más, que sabe transmitir su saber con grandeza y espíritu de lucha, quien se enorgullece al ver crecer a sus alumnos y los alientan a llegar más lejos y, fundamentalmente, un gran maestro es quien se sorprende y se deja sorprender. Por eso hablar del gran “Coco” Barreda es mencionar a un gran maestro que con picardía y elocuencia supo despertar admiración en niños, adolescentes y adultos.

Como los grandes personajes de la historia dejó huellas y sembró semillas que dieron y darán buenos frutos, moldeando talentos cual escultor trabajando la arcilla, creando una forma de vivir el teatro desde la humildad, la unión y el goce. Por todo esto Coco vivirá por siempre en nosotros, remarcaron.

El actor

“Coco” fue un verdadero artista, llevaba una vida plena, interesante y espontánea. Estudiaba la vida y la psicología de la gente que lo rodeaba, intentaba absorber la cultura  de su provincia, de la región y del país en la búsqueda de un amplio punto de vista que le permitiera desarrollarse como actor y mostrar un teatro con identidad propia.

Su arte iba más allá de la actuación, buscaba enseñar a ser sensible, expresivo, comunicativo (como decía él siempre); intentaba comprender la cultura que nos rodea. Se necesita ser un gran artista para trasmitir sentimientos, se necesita ser una gran persona para transmitir una pasión y él tenía ambas cosas. Sin éstas cualidad es difícil trasmitir teatro. Es por ello que decimos que Coco, enseñaba el teatro, no solo a actuar, sino, a comprender el teatro. Decía: “cuando alguien quiere comunicarse con otra persona, busca su alma para entenderla y poder llegar a ella”.