Compartir
bbbvbbb

 

 

   
 
Arbolado urbano: analizan el estado y establecen medidas de cuidado

 

Un proyecto de extensión de la UNNE en articulación con el Municipio de la Ciudad de Corrientes analizó el estado sanitario de árboles de plazas y paseos de la capital, y se delinearon medidas de recuperación y cuidado del arbolado urbano.

El Proyecto de Extensión “Arbolado de espacios verdes de la Ciudad de Corrientes: relevamiento de plagas y enfermedades, asesoramiento y capacitación técnica” fue realizado en el marco del Programa UNNE en el Medio, en el que participaron estudiantes y docentes de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura  (carrera de Biología) y de la Facultad de Ciencias Agrarias.

La iniciativa, en una primera etapa consistió en un relevamiento de árboles localizados en el Parque Mitre, Parque Camba Cuá, Plaza Torrent y Plaza de la Cruz, lugares representativos de los espacios verdes más importantes de la ciudad.

Además, en una segunda etapa del proyecto, una vez identificados y analizados los arboles con afecciones, se brindó asesoramiento técnico al personal de la Dirección General de Parques y Paseos de la Municipalidad y se sugirieron medidas de manejo en los casos en que resultó necesario. También se realizó un  curso-taller destinado a funcionarios y agentes de la mencionada repartición municipal.

El arbolado urbano presta importantes servicios socio- ambientales y forma parte del patrimonio cultural e histórico. Pero el estrés al que están sometidos los arboles urbanos los predispone al ataque de diversas plagas y enfermedades, así como al accionar humano, según explica el profesor Enrique Laffont, docente de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNNE y director del proyecto.

Agregó que los parques, plazas y paseos de las ciudades, además de ser espacios útiles para el descanso y la recreación, constituyen sitios idóneos para la educación ambiental y la promoción del cuidado de la naturaleza.

En la ciudad de Corrientes, la antigüedad del casco histórico hace que muchos ejemplares arbóreos además de las funciones antes mencionadas, formen parte del patrimonio cultural e histórico, como el caso de la tradicional higuera del género Ficus situada en el Parque Mitre, cuya edad sería de alrededor de un siglo.

Pero los árboles están expuestos a enfermedades, plagas y daños que pueden afectar su vitalidad. Por ello, el proyecto de la UNNE apuntó a identificar el estado sanitario del arbolado como forma de contribuir a su cuidado preventivo y mejorar el estado de las plantas afectadas.

Durante los relevamientos en los cuatro espacios verdes analizados fueron censados en total 779 árboles pertenecientes a 67 especies.

Los arboles mejor representados por su abundancia fueron Lapacho, Ibira Pitá, Tipa, Tuja, Jacaranda, Chivato, Palo Borracho, Fresno, Ñangapiri, Naranja Agria, Naranja Dulce, Urunday, Ligustro, Mango, Timbó, Ceibo y Pino, entre otros.

De acuerdo a los resultados, el 25,03% del total de árboles analizados presentaron daños macroscópicos y se reconocieron distintos agentes perjudiciales que afectaron su vitalidad.

Entre los factores abióticos que afectaron la salud de los árboles, pudieron identificarse agentes químicos como pinturas de diversos tipos aplicadas sobre troncos y ramas, así como  clavos, alambres, ganchos metálicos, carteles, cables telefónicos y de televisión.

Se reconocieron además cicatrices de distinta antigüedad, practicadas con elementos cortantes de diversos tipos.

Los principales síntomas y daños detectados, que se asocian habitualmente con problemas de salud de los árboles, incluyeron alteraciones en el crecimiento y desarrollo como formación de agallas, deformaciones de troncos y ramas y crecimiento reducido.

También se reconocieron focos de necrosis representadas por manchas, lesiones y cancros.

En cuanto a la acción de plagas bióticas se observaron daños por alimentación y nidificaciones de insectos, infecciones de hongos y exudados. Además, fueron identificados crecimientos de otras especies vegetales hemiparásitas y epifitas sobre árboles.

Los principales agentes biológicos perjudiciales al arbolado en los parques y plazas analizados resultaron los hongos de la madera, hormigas, termitas y pulgones.

En base al diagnóstico del estado del arbolado, los profesionales de la UNNE expusieron a los trabajadores del Municipio propuestas orientadas a la realización de podas adecuadas en tiempo y forma, a la aplicación de productos fitosanitarios apropiados a cada plaga detectada y a la extracción de árboles muertos y tocones así como de nidos arbóreos de termitas.

Se hizo hincapié en la necesidad de detectar prontamente y manejar los insectos perjudiciales presentes ya que los arboles de los espacios verdes actúan como reservorio de los mismos, desde donde se difunde la infestación.

 

21 de marzo de 2016