Compartir
bbbvbbb

 

 

   
 
Humanidades: resaltan la importancia del juego para el desarrollo infantil

La Facultad de Humanidades contó con la presencia de una destacada especialista sobre la relación del juego en el desarrollo infantil que disertó y reflexionó junto a los asistentes sobre la actualidad en la temática.

El 17 y 18 pasado se realizó el Seminario taller ‘El Juego como Recurso en el Desarrollo Infantil’ en la Facultad de Humanidades con la presencia de la Psicopedagoga y Psicoanalista Marcela Altschul, especializada en la temática y coordinadora de programas del Centro Nacional Lecotek; diseñó y coordinó el primer Programa de Juegotecas de la Ciudad de Bs. As. y varias provincias argentinas, y fue docente en el Instituto de Investigación y Formación en Juego de Salzburgo. Participaron del Seminario profesionales de áreas de la salud, docentes y estudiantes avanzados de varias carreras que debatieron y reflexionaron sobre la temática.
 
“El juego sufrió mucho desprestigio históricamente y durante la década de los 80 fue sobrevalorado en el sentido de que todo debería ser enseñado y aprendido lúdicamente. Hoy estamos frente al desafío de encontrar un equilibrio en ambas posturas” explicó Altschul que además agregó: “A través del juego el niño se construye una imagen propia, se vincula con otros, aprende, interactúa y aprende a vivir en sociedad”. La disertante hizo especial hincapié en diferenciar el proceso de adquirir conocimientos del de adquirir saberes a través del juego: “Cuando se adquiere saberes hay una actitud activa y algún tipo de experimentación, es una forma de pensar en acción y allí es donde entra lo lúdico”.
 
En una primera instancia del Taller los participantes vivenciaron situaciones que los llevaron a sus juegos de la infancia con el objetivo de poner en valor la memoria y buscar un punto medio donde no se sobrevaluen los juegos del pasado pero tampoco las nuevas tecnologías los suplanten. “Hay una necesidad de que los adultos aprendan el lenguaje de los juegos digitales para saber qué se pone en juego. Lo que nos ocupa aquí es que los chicos tienen más empeño en el ganar superando rápidamente niveles y adquiriendo premios; están más interesados en aprender las trampas para progresar que en el desarrollo mismo del juego. Ahí es donde se pone interesante que los adultos se involucren para recuperar el desarrollo por sobre la acumulación de premios”. Ya durante la jornada del sábado el grupo se dedicó a la construcción y experimentación de juegos y juguetes, reflexionando sobre el lugar de los chicos y de los adultos en el juego, especialmente en la diferenciación de cuándo hay juego y cuándo no se trata de un juego sino de actividades ludiformes que se diseñan para un aprendizaje más atractivo y activo. En este sentido, Marcela Altschul concluyó que “es necesario que los chicos a veces jueguen sólo por el hecho de jugar, ni por ocio ni para aprender, sólo para jugar”.

Prensa Humanidades
21 de Octubre de 2014