Compartir
bbbvbbb

 

 

   
 
Ciencias Exactas se suma al Mes del Murciélago en Latinoamérica


En octubre la Red Latinoamericana para la Conservación de los Murciélagos (RELCOM) realiza actividades de difusión y educación para desmitificar a estos mamíferos y ayudar a un mejor conocimiento. La Delegación Corrientes del Programa de Conservación de Murciélagos que funciona en la Facultad de Ciencias Exactas, integrada por docentes y alumnos ha llevado a cabo charlas, cursos, y entrega de materiales de divulgación, tanto en la provincia de Corrientes.

El 1 de octubre ha sido elegido por los miembros de la Red Latinoamericana para la Conservación de los Murciélagos (RELCOM), para celebrar el día estos animales en Latinoamérica. Las actividades de difusión y educación se prolongan a lo largo de todo el mes, y en nuestro país como era de esperarse, las delegaciones del Programa de Conservación de Murciélagos de Argentina (PCMA), han desarrollado, y siguen haciéndolo, distintas acciones tendientes a desmitificar a estos mamíferos, a ayudar a un mejor conocimiento por parte de la población, y así a lograr la convivencia entre la gente y los murciélagos.

La Delegación Corrientes del PCMA, integrada por docentes y alumnos de la Facultad de Ciencias Exactas, Naturales y Agrimensura de la UNNE, ha llevado a cabo desde antes del inicio del mes dictado de charlas, cursos, y entrega de materiales para su utilización en actividades educativas y de divulgación; tanto en el interior en Gobernador Virasoro, Área de Conservación Itatí y San Cayetano, como en la ciudad de Corrientes.

El licenciado Mario Chatellenaz del Laboratorio de Ornitología de FaCENA comenta que “los murciélagos son uno de los grupos de animales que menos simpatía despiertan en la gente y son frecuentemente ignorados, denostados y aún perseguidos, hasta por personas que se denominan amantes de la naturaleza”. Agrega que “además, cargan con una serie de creencias y mitos que los representan como criaturas malignas, símbolos de lo demoníaco pero se desconoce la enorme contribución que dan a la ecología y biología”.

Aunque existen tres especies de murciélagos que se alimentan de sangre, la mayoría de las especies que se encuentran dentro de las ciudades son murciélagos insectívoros, que noche tras noche consumen cantidades enormes de insectos, muchos de ellos potenciales vectores de enfermedades. En este sentido Chatellenaz explica que “aquellas especies insectívoras que realizan su actividad en agroecosistemas, contribuyen a mantener bajo control las poblaciones de insectos que pueden convertirse en pagas de la agricultura”.

Otras especies, que viven en selvas y bosques, se alimentan de frutos de diversas especies de árboles y arbustos. Cuando defecan, expulsan también las semillas de estas plantas, contribuyendo así a su dispersión, y al mantenimiento y regeneración de estas formaciones vegetales. Un papel no menos importante cumplen las especies que se alimentan de néctar y polen que, al igual que los picaflores, visitan en el transcurso de una noche las flores de distintas plantas, transportan adheridos a sus hocicos y cabezas, granos de polen que fertilizarán los óvulos de las mismas, permitiendo así que fructifiquen.

A pesar de todo lo señalado, el licenciado Chatellenaz menciona que “numerosas especies en todo el mundo están en peligro de extinción, y uno de los factores que más gravitación tiene en esto es, de nuevo, el desconocimiento de la población, que los persigue y mata ni bien tiene oportunidad, o destruye sus refugios”. La creencia de que todos se alimentan de sangre y están rabiosos, hace que muchas veces se eliminen colonias enteras de especies insectívoras, sin tener ninguna evidencia del hecho.

Por esto, desde el PCMA se trabaja básicamente en tareas de educación y difusión, para desmitificar a estos animales, hacer tomar conciencia a la gente de su importancia, y la necesidad de su conservación, a la vez que se proponen métodos de exclusión para resolver problemas de coexistencia cuando se desea que los murciélagos abandonen casas habitadas, sin matarlos. A efecto, existen protocolos de exclusión de murciélagos, los cuales se pueden descargar libremente de la página web del PCMA (www.pcma.com.ar), los cuales son de sencilla aplicación, y permiten que los animales abandonen las construcciones humanas y no puedan reinstalarse, lo que constituye una alternativa mucho mejor al extermino directo de los mismos.

Por ello, se recomienda la visita de este sitio web no sólo por este motivo, sino además para enterarse del trabajo que realizan las delegaciones en el país, ver fotos de las especies argentinas, conocer más de ellas y contribuir a su conservación. Para conocer algunas de las actividades de la Delegación Corrientes, y para efectuar consultas sobre el tema, se sugiere visitar la página de Facebook “Laboratorio de Ornitología-UNNE”.

 

Maira Boyeras