Compartir
bbbvbbb

 

 

   
 
Especialistas piden mantener medidas preventivas por zoonosis

Se realizó en la UNNE las Jornadas de Actualización en Zoonosis, en la que especialistas locales, nacionales e internacionales resaltaron la importancia de mantener activas las acciones preventivas ante enfermedades trasmitidas por vectores más allá que se registren o no casos. Instaron a la mayor participación ciudadana.

La Jornada de Actualización en Diagnóstico, Prevención y Control de Zoonosis se llevó a cabo en el Anfiteatro de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNNE, con la participación de más de 300 profesionales de toda la región.

Durante la jornada especialistas y responsables de organismos públicos vinculados a la salud pública y el ambiente expusieron la problemática de las enfermedades transmitidas por vectores.

Entre las enfermedades principales se brindó información actualizada sobre Chagas, Triquinosis, Leishmaniosis,  Rabia, Dengue, entre otras, así como dos enfermedades de reciente trascendencia como Chikungunya y Ébola.

Sobre las zoonosis de interés para la región NEA, se destacó que si bien el país y la región no enfrentan “picos” de casos en los últimos años, sí se observan condiciones favorables en muchos lugares geográficos ante la aparición de un eventual brote.

Los especialistas recordaron que la mayoría de las enfermedades zoonóticas tienen la característica del cuidado del ambiente, que demanda un accionar conjunto y permanente entre todos los actores como organismos públicos nacionales, provinciales y municipales, sectores profesionales y la ciudadanía.

En especial plantearon la importancia de la conciencia ciudadana, de una mayor participación de la sociedad en el control ambiental necesario para minimizar la propagación de estas enfermedades.

“Las enfermedades zoonóticas han ganado relevancia a nivel de región NEA, y es importante la respuesta de profesionales de distintas disciplinas  de poder capacitarse y compartir el trabajo que vienen realizando” explicó el doctor Omar Botinelli, responsable del Servicio Extensión "Salud Pública Veterinaria" de la  Facultad de Ciencias Veterinarias y la Filial NEA de la Asociación Argentina de Zoonosis, a cargo de la organización.

Señaló que más de 300 profesionales participaron de la Jornada, y en especial destaco la presencia de los equipos profesionales de organismos provinciales y municipales que tienen en su órbita el control de las zoonosis.

“Más allá que no se registren casos numerosos de enfermedades zoonóticas, las medidas preventivas deben ser estables, pues la región NEA tiene un riesgo por condiciones ecológicas y climáticas, en menor medida culturales, y eso implica que estemos bien o estemos mal mantengamos la vigilancia siempre” explicó por su parte el doctor Daniel Salomón, del Instituto Nacional de Medicina Tropical.

Salomón disertó sobre la situación epidemiológica en Argentina de la Leishmaniosis, pero resaltó que las medidas para Leishmaniosis se asemejan a las medidas para otras enfermedades de transmisión vectorial que “para ser eficientes demandan  políticas de abordaje interdisciplinario e intersectorial”.

Agregó que Argentina viene de dos años de baja circulación viral de dengue, se registraron menos casos de  Leishmaniosis Cutánea y en Leishmaniosis Visceral no ocurrieron tanto casos como los esperados. “Eso no significa que se pueden relajar los controles, todo lo contrario,  hay que determinar en qué lugar debemos ajustar la vigilancia, tanto en la actividad pública como la privada, de la ciudadanía, para mejorar los resultados”.

Reconoció que hay un mejor abordaje de las zoonosis a nivel MERCOSUR,  a nivel país,  y falta ajustar el trabajo más óptimo entre los municipios pues estas enfermedades no conocen de límites territoriales, se requiere mejor comunicación de alertas entre los territorios de base.

“Para muchas de estas patologías hay un manejo animal y del ambiente que la ciudadanía debe tener incorporado como cultura” manifestó.

En relación a la Leishmaniosis, Salomón  explicó que se registraron menos casos de las variedades Cutánea y Visceral en humanos, aunque la población de perros proclives a infectarse es muy elevada, en especial por la cantidad de animales que deambulan por las calles sin cuidado.

También sobre Leishmaniosis disertaron profesionales del Instituto de Medicina Tropical de la UNNE, encabezados por el doctor Juan Rosa, quienes expusieron las investigaciones que se realizan en ese centro científico.

Por otra parte, el doctor Eugenio Mirkin, del Programa Nacional de Control de Enfermedades Zoonóticas del Ministerio de Salud de la Nación, expuso sobre estrategias  y acciones sobre Rabia en períodos silenciosos;  y el doctor José Sartini, Jefe del Programa de Zoonosis provincia de Salta, se refirió a la atención de brotes de Rabia en áreas de frontera.

También se abordó la situación  de la Triquinosis, a cargo del doctor Pablo Borrás del SENASA, la doctora Mabel Ribicich de la Universidad de Buenos Aires y la doctora Florencia Bono de la Universidad Nacional del Litoral.

Dieron a conocer nuevas técnicas de diagnóstico por digestión enzimática, interpretación, medidas de prevención y control de la Triquinosis.

La Dra. Soledad Burrone, del Programa Nacional de Chagas, brindó un escenario del estado de situación de Chagas en Argentina, destacado el progresivo  mejoramiento de la situación en el país.

Chicungunya y Ébola, dos enfermedades de recienten trascendencia internacional fueron eje de la disertación del Doctor José Moya, Consultor de OPS/OMS para la Argentina, y para ambas enfermedades consideró que Argentina y los países de América Latina cuentan con sistemas sanitarios preparados para el abordaje de esas enfermedades.

“Ébola está siendo controlado en su expansión, los casos ocurridos que afectaron a persona fuera de África, tuvieron como afectados a personal  sanitario o militar. En África se está bajando la propagación pero aún es alta”.

Explicó que el último brote de Ébola se expandió porque ocurrió en tres países de con muy débil sistema sanitario como Sierra Leona, Liberia y Nueva Guinea, y que conforman una triple frontera de gran movimiento. “No obstante son países cono poco turismo o movimiento social hacia otros países, lo cual hacía predecir que la expansión podría ser controlada”.