Compartir
bbbvbbb

 

 

   
 

Destacan el rol de las universidades en la transformación de la justicia

 

El Ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, presentó en la Facultad de Derecho de la UNNE el programa “Justicia 2020” y en ese marco destacó el rol de las universidades en la formación de profesionales con una nueva visión de justicia y en la recepción de las demandas de la sociedad.

El programa “Justicia 2020. Planificación Para una Justicia Cercana a la Comunidad, Moderna, Transparente e Independiente” es un espacio de diálogo institucional y ciudadano cuyo objetivo es la elaboración, implementación y evaluación de políticas para construir, junto a la sociedad, una justicia que genere resultados socialmente relevantes y permita la solución de los conflictos en forma rápida y confiable.

En la ciudad de Corrientes la propuesta fue presentada por el Ministro de Justicia, Germán Garavano, en una conferencia llevada a cabo en la sede céntrica de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales y Política de la UNNE, con la presencia de autoridades y referentes de los poderes Judicial, Ejecutivo y Legislativo de Corrientes, de la Universidad, colegios profesionales, ONGs, entre otras organizaciones.  

Previo a la presentación del programa, Garavano fue recibido por la Rectora de la UNNE, profesora María Delfina Veiravé, la Decana de la Facultad de Derecho, doctora Verónica Torres de Breard, la Secretaria General Legal y Técnica de la UNNE, abogada Mónica Anís, y demás autoridades universitarias y de la unidad académica anfitriona.

 

 

La Rectora de la UNNE agradeció la presencia del ministro nacional y le entregó un obsequio institucional en nombre de la comunidad universitaria.

La profesora Veiravé expuso el compromiso de la Universidad en integrar proyectos del Estado nacional que apuesten a mejorar el funcionamiento de las instituciones, y comentó las acciones que la Universidad, y en particular la Facultad de Derecho, vienen desplegando en distintos aspectos del servicio de justicia.

Por su parte, la Decana de la Facultad de Derecho indicó que además de la formación de los nuevos profesionales, como unidad académica mantienen un estrecho vínculo con  los poderes judiciales de las provincias de la región y la justicia nacional, con acciones que posibilitan a la Facultad la participación en distintos espacios en que se diseñan propuestas superadoras para la justicia.

En tanto, el doctor Garavano resaltó que en la propuesta “Justicia 2020” las Universidades tienen un rol central por ser instituciones formadoras de recurso humano, ámbitos de investigación y además espacios de articulación con numerosos sectores de la sociedad.

Comentó que pese a su función, dentro de los tiempos posibles,  continúa ejerciendo su tarea de docente universitario, y expuso su compromiso de poder participar en alguna actividad de posgrado de la UNNE.

Indicó que las Universidades deben apostar a formar nuevos recursos humanos con visión transformadora de la realidad. Además deben velar por la capacitación continua de quienes ya están en el sistema de justicia.

 

Pero, remarcó, principalmente las instituciones universitarias deben recoger las demandas de la sociedad, en pos de orientar su accionar hacia el logro conjunto de una justicia más accesible para las personas, y que brinde respuestas rápidas.

 “El desafío de modernizar el sistema de justicia no es político, ni judicial, ni académico, el desafío es social” expresó respecto a que la propuesta Justicia 2020 no busca sentar postura del Gobierno sobre cómo debe actuar la justicia sino poner en debate cómo debería funcionar para dar respuestas más justas y más rápidas.

Explicó que a nivel mundial y ocurre también en Argentina, y a su vez en las provincias, hay cada vez más conflictividad, y esa conflictividad llega a la justicia. Y mientras crece la conflictividad el sistema judicial argentino ha quedado desfasado.

Ejemplificó que en muchos fueron judiciales no logran resolver los casos y se genera acumulación de las causas, una realidad que lleva a una justicia lenta, que no da respuesta a los casos viejos pero tampoco a los casos nuevos.

Sostuvo que lo preocupante es que “esta realidad se naturaliza” y no se da una respuesta debida a la sociedad por tener un sistema judicial no modernizado.

Ironizó que “seguimos hablando de fojas” cuando se trata de un término del español antiguo reemplazado por la palabra hoja. Pero aclaró que por tradición podría seguirse usando el término “foja” y que el problema real es que el funcionamiento judicial quedó anticuado, con expedientes larguísimos y burocráticos.

Así, expresó que modernizar aspectos del funcionamiento diario del sistema judicial casi de manera automática repercutirá en la posibilidad de mejores y más rápidas respuestas, que sumado a otros cambios en la legislación podrán promover una real transformación profunda de la justicia.

 

Insistió en que la justicia debe reformarse porque la gente y los conflictos cambian.

Explicó que en Argentina se necesitan más jueces pero sin embargo es el país con más jueces de Sudamérica, así como el que más gasta en justicia. Al respecto, indicó que hay que generar mecanismos que brinden respuestas generales a los principales delitos y no necesariamente un largo estudio “caso por caso”.

Planteó por ejemplo la necesidad de avanzar con la oralidad de los procesos judiciales, los juicios por jurados, la despapelización, reformas de los códigos penales, ley penal juvenil, entre otras propuestas.

Resumió que el programa “Justicia 2020” se basa en una actividad participación ciudadana en la presentación y debate de propuestas, sin violentar las autonomías de las provincias y  de la justicia federal.

Insistió en que la propuesta pretende una mirada a largo plazo, “sin decir que algo debe ser así, sino discutirlo”.