Compartir
bbbvbbb

 

 

   
 

Con materiales de bajo costo explicarán la generación de biogás en las escuelas

Apelando a la creatividad, al espíritu docente y divulgador, investigadores y alumnos avanzados de la Facultad de Ciencias Exactas, Naturales y Agrimensura (FaCENA) de la UNNE llevan adelante el proyecto de construir equipos que generen biogás mediante el aprovechamiento de materiales reciclables y materia orgánica.

Según lo explica la doctora Noemí Sogari, coordinadora del proyecto, “buscamos que los equipos puedan ser reproducidos en laboratorios de cualquier establecimiento educativo”. De esa forma, estarían asegurando el objetivo de crear conciencia en las futuras generaciones sobre la importancia del uso de energías renovables y que su generación no requiere de materiales costosos.

El prototipo que el Grupo de Energías Renovable de la FaCENA pretende armar en las escuelas, está compuesto por tres elementos:

-Un Rector, función que desempeña una botella que contiene materia orgánica,

-Un Gasómetro, el rol lo cumple una botella transparente con agua.

Estos dos recipientes estarán conectados mediante una manguera que conducirá el biogás generado y desplazará agua a un tercer contenedor. El volumen desplazado a este tercer recipiente, marcará la cantidad de gas generado producto de la degradación de la materia orgánica.

La experiencia, según lo explican las becarias Virginia Monzón y Natalia Planisich, fortalece el aprendizaje de los alumnos a partir de la comprensión de conceptos físicos y químicos vinculados con la generación de energía a partir de la degradación de la materia. Es prioridad que la iniciativa se replique sobre todo en aquellos establecimientos que no cuentan con los recursos suficientes para acceder a materiales o reactivos de laboratorio, que por lo general son de alto costo.

En ese sentido las impulsoras del proyecto ya cuentan con un listado de establecimientos educativos de la ciudad del Corrientes, al que asistirán en función a un cronograma que se está confeccionando y que oportunamente se dará a conocer.

“Pretendemos que el aporte de esta práctica de laboratorio en las escuelas posibilite la inclusión de las mismas, independientemente de su capacidad económica para que puedan ofrecer a todos sus miembros igualdad de oportunidades en el aprendizaje”, expresó la doctora Sogari.


Generación de energía con materia orgánica

Los residuos orgánicos generados en la actividad de una cocina, tanto doméstica como profesional, son una gran fuente de contaminación. La acumulación de restos de alimentos constituye un problema sanitario, debido a que en el cesto de la basura es donde muchos microorganismos encuentran el lugar idóneo para crecer y proliferar. Si se llegan a generar plagas (moscas, hormigas, cucarachas e incluso roedores), sus individuos contribuyen también al esparcimiento de los gérmenes por otras zonas, hasta el punto de que se pueden contaminar superficies, utensilios y alimentos.

Por otra parte, esta biomasa residual, presenta un inmenso potencial energético, que podría ser aprovechado utilizando una tecnología simple.

De estudios realizados se ha concluido, que si se considera de forma conjunta toda la actividad humana, se puede estimar que se producen unas 2 t de residuos de todo tipo por habitante y año, con un poder energético de unos 9000 kWh al año, equivalente aproximadamente a unos 800 l de combustible. Por otro lado, y con respecto a las basuras urbanas, cerca de la mitad de su peso está constituido por materia orgánica, y su producción media por habitante y año oscila entre los 600 y 800 kg, con un valor energético de unos 2500 kWh/año.

 

Juan Monzón Gramajo

5 de agosto de 2016