Compartir
bbbvbbb

 

 

   
 
Arquitectura avala la ubicación elegida para el segundo puente

La Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UNNE destacó la decisión de los Gobiernos de Corrientes y Chaco de que el proyectado segundo puente entre ambas provincias se ubique 8 kilómetros al sur de actual puente. Argumentan que contribuiría en la planificación del crecimiento urbano de ambos conglomerados urbanos y en su mayor integración.
Los Gobiernos de Corrientes y Chaco firmaron un acta acuerdo por el proyecto de segundo puente que entre sus puntos principales establece que la ubicación de la obra debería ubicarse al sur del actual puente, más precisamente a ocho kilómetros.
Se trata de una ubicación que en forma institucional la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UNNE venía promoviendo, en base de diferentes investigaciones y la mirada de profesionales de esa unidad académica que trabajan en la temática de planificación urbana y gestión del territorio.
Desde la FAU-UNNE recuerdan que como institución sostienen la importancia de fijar la ubicación del segundo puente desde la planificación urbana, a fin de pensar el nodo biprovincial urbano que hoy constituyen numerosos municipios del Conglomerado Gran Corrientes-Gran Resistencia
Argumentan que contribuiría en la planificación del crecimiento urbano de ambos conglomerados urbanos y en la mayor integración del gran polo urbano regional que constituyen ambas ciudades y sus municipios aledaños.
 “No se puede localizar la obra en cualquier lugar, hay que hacerlo en función de las necesidades de integración y expansión de este gran conglomerado urbano. Estas son decisiones de planificación estratégicas en las que no se pueden fallar”, expresó el Secretario de Investigación de la FAU-UNNE, doctor Miguel Barreto quien en diferentes espacios de debate sobre el proyecto de segundo puente actuó de vocero de la postura de la Facultad sobre la ubicación de la obra.
Expresó que la ubicación 8 kilómetros al sur del actual puente elegida por ambos gobiernos es la óptima para la futura traza, ya que favorecería la expansión ordenada hacia el sur de ambos conglomerados, donde se disponen de grandes extensiones de tierra pública que anteriormente eran del Ejercito Argentino.
De las diferentes alternativas que en los últimos años se han estado analizando tales como la localización de un nuevo puente al norte de ambas ciudades (cercanas al electroducto) o la ampliación del puente General Belgrano (sobre puente) o la localización de un nuevo puente al sur de ambas ciudades (por la isla Santa Rosa), “sin dudas que esta última opción es la más conveniente.” remarca.
Para la FAU-UNNE, se trata de la opción más adecuada, no quizás desde una perspectiva de costos, pero sí desde la proyección y el desarrollo futuro de este conglomerado urbano bi-provincial, que es la visión desde la que hay que priorizar esta decisión, previendo el crecimiento futuro de este gran nodo urbano.
Indican que la magnitud de una obra de estas características sin dudas puede contribuir para bien o para mal a definir la estructura territorial de los próximos 50 años de este conglomerado urbano.
Detallan que la localización al sur de ambos centros urbanos permitirá, en el caso del Gran Resistencia, concretar la circunvalación sur del área metropolitana y con esto ampliar considerablemente el cinturón sur de defensa contra las inundaciones, poniendo en valor las tierras del ex campo de tiro del Ejército Argentino, con una proyección de contención de crecimiento urbano para los próximos 50 años.
Igual situación ocurre del lado correntino, cuyo municipio ya ha elaborado el Plan Santa Catalina para incorporar las tierras del Ejército al sur de la ciudad de Corrientes, contemplando allí la reserva para la traza de acceso al nuevo puente.
En esa línea, reiteran que la localización del nuevo puente al sur, ampliará la capacidad de vinculación ferro-automotor entre ambas ciudades y toda la región, a la vez que contribuirá a estructurar el crecimiento urbano equilibrado de ambos centros urbanos por los próximos 50 años.
 “El conglomerado Gran Resistencia-Gran Corrientes cuenta con más de 700.000 habitantes, que superaría el millón de habitantes cuando esté en funcionamiento el segundo puente” explicó Barreto.
Recuerda que el ritmo de crecimiento sostenido desde las últimas cinco décadas que tuvieron ambas ciudades y sus localidades circundantes preanunciaba desde hace varios años atrás la situación de colapso que actualmente presenta la capacidad del puente General Belgrano y de sus infraestructuras complementarias.
Resistencia, Barranqueras, Fontana, Vilelas, Tirol, Colonia Benítez y Margarita Belén –del lado chaqueño– Corrientes, Riachuelo y Santa Ana –del lado correntino– constituyen funcionalmente un gran conglomerado bi-provincial “que conforma el nodo urbano más importante del nordeste argentino”.
En conjunto, este conglomerado tuvo una variación relativa positiva del 12% en el último periodo intercensal y contaba con alrededor de 770.700 habitantes en el Censo Nacional de Población y Vivienda del 2010 y las proyecciones señalan que seguirá creciendo en ésta y en las próximas décadas.
Sin embargo, no solamente es el crecimiento de población lo que ha llevado al límite la capacidad del puente General Belgrano. El flujo de personas, bienes y servicios se acrecienta de manera exponencial con el incremento del intercambio productivo, comercial y de servicios que se da entre los conglomerados urbanos y en esta última década de sostenido crecimiento económico se incrementó considerablemente este intercambio y la cantidad de medios de transportes entre ambas orillas.
Se asocia a esto que en los últimos años han surgido importantes equipamientos recreativos y comerciales de escala regional en ambos lados del río que movilizan contingentes de personas entre ambas orillas también los fines de semana.
También se suma que este gran conglomerado tiene una  localización estratégica en la región y el Mercosur, y regionalmente se encuentra en un lugar de tránsito fundamental para el abastecimiento de bienes y servicios a todo el nordeste argentino, así como también de transferencia de la producción regional hacia los grandes centros del país, tal como lo destaca el Plan Estratégico Territorial elaborado por el gobierno nacional, que lo caracteriza como el nodo estratégico más importante del nordeste argentino.
Es además la región uno de los puntos de paso importantes de las rutas del Mercosur, que por el colapso de la capacidad del puente General Belgrano, está siendo dejado de lado por las grandes compañías de transporte que atraviesan  la región.
 “Todas estas razones no sólo preanuncian que el problema se agravará mucho más aúnen los próximos años, sino que también justifican ampliamente la concreción inmediata de una nueva alternativa de vinculación entre ambas orillas. Es fundamental contar en los próximos años con un nuevo puente entre ambas provincias” finalizan desde la Facultad de Arquitectura y Urbanismo.

José Goretta
1 de Diciembre de 2014